¡Atención!


Black Friday está a la vuelta de la esquina...



... y aunque aún no ha comenzado sí hay ofertas para perder la cabeza.

Aquí tienes todas las ofertas resumidas en un artículo que se actualizará de forma constante en tiempo real.

Inicio / Pruebas / Polar OH1 | Análisis completo del sensor de pulso óptico independiente
Polar OH1

Polar OH1 | Análisis completo del sensor de pulso óptico independiente

Polar nos sorprendió hace algunas semanas con la presentación de su nuevo sensor Polar OH1. Es un sensor óptico independiente que utiliza la tecnología diseñada por ellos mismos (y que anteriormente ya hemos visto en relojes de la marca) que puede ser usado en dispositivos a través de Bluetooth o, como ya ocurriera con el Polar H10, almacenar datos de varios entrenamientos en su memoria integrada.

El sensor que aquí ves es una unidad de prueba facilitada por Polar. Como siempre ocurre será devuelto, por lo que no hay ninguna contraprestación por su parte. Todas mis opiniones son siempre libres de cualquier presión ya que no dependo de los fabricantes en ningún momento.

Sois vosotros los que permitís que esta página siga en funcionamiento con vuestras compras, así que si te gusta el trabajo que realizo y quieres seguir viendo este tipo de artículos puedes ayudar comprando a través de los enlaces que facilito (ya sea el OH1 o cualquier otro producto que te apetezca en Amazon, cualquier ayuda es bien recibida).

No quiero adelantarme demasiado en la explicación inicial del OH1, mejor entrar directamente en materia. He estado trasteando y entrenando con el Polar OH1 durante algunas semanas y éste es el resultado.

Desempaquetado

Cuando las marcas me facilitan un producto suelen enviarlo en su caja original, como si lo hubiese comprado en tienda. De esta manera puedo mostrarte también cómo es el empaquetado, qué contiene, etc.

Es el procedimiento habitual, pero en ocasiones esto no se cumple. ¿Es importante? Pues no, lo único que no podré mostrarte fotos bonitas de la caja.

En este caso simplemente he recibido un sobre con un nombre escrito en él. ¿Seré yo? Con suerte viene lleno de billetes frescos…

Polar OH1

OH! decepción (perdón por el juego de palabras…). No hay dinero en el interior, tan sólo una correa y un sensor.

Polar OH1

Empezaré abriendo la correa. Se trata de una banda elástica que puede regularse en longitud. Integra el soporte del sensor, que no se puede retirar y está realizado en plástico. Dependiendo de dónde quieras usar el sensor podrás ajustar la longitud de la correa. Debe estar firme en el brazo, pero no hacer daño ni cortar el riego sanguíneo. Mientras no haya amputación no habrá problemas.

Polar OH1

Así es como se coloca el sensor en el propio soporte, simplemente introduciéndolo en el plástico. Es indiferente que el botón o el LED estén en un lugar o en otro, pues el sensor es totalmente simétrico. Eso sí, lógicamente queremos que el sensor esté hacia fuera, no queremos medir el pulso de la correa.

Polar OH1

Por cierto, como puedes ver en la inscripción, resistente al agua hasta 30 metros.

¿Qué era lo otro que se veía en la primera imagen con conexión USB? Pues el sensor dentro del pequeño pod de sincronización y carga. Al igual que la correa, solamente debes colocar el sensor en el interior, pero en esta ocasión sí hay que tener en cuenta cómo lo colocas ya que los pines de conexión deben coincidir con la ubicación correspondiente en el sensor.

Polar OH1

Una vez colocado en el interior así es como deberás ponerlo en carga. No se incluye cargador pero puedes usar el de cualquier teléfono móvil o si lo prefieres, conectándolo al puerto del ordenador.

Polar OH1

Además de cargarlo mientras está conectado también podrás realizar la sincronización de datos, aunque la forma de conexión más cómoda será a través de Bluetooth con tu teléfono móvil. Veamos qué ofrece el sensor con más detalle.

Polar OH1, ¿Qué es?

El Polar OH1 es simplemente un sensor de pulso. Como su propio nombre indica, es óptico; y es que Polar OH1 significa Optical Heartrate One. Así pues el primer sensor de pulso óptico independiente de Polar. No, no se rompieron la cabeza para darle nombre.

Un sensor de pulso óptico independiente… pues no parece algo muy novedoso. De hecho es muy similar por concepto al Scosche RHYTHM+ y, de forma un poco más lejana (por su ubicación en el cuerpo) al Mio Link. Pero eso es la primera impresión.

A diferencia de estos dos, el sensor de Polar tan sólo transmite datos a través de Bluetooth, lo que lo sitúa ligeramente por detrás ya que ambos modelos son capaces de usar ANT+ y Bluetooth de forma simultánea.

Para compensar esa diferencia Polar ha incorporado una memoria interna en el OH1, lo que permite grabar actividades de forma independiente sin necesidad de transmitir datos a ningún otro dispositivo externo. Y ésta es tal vez la característica más interesante.

En cuanto a tamaño, el Polar OH1 es notablemente más pequeño que los otros dos.

Polar OH1 - Comparativa Scosche RHYTHM+ Mio Link

Polar OH1 - Comparativa Scosche RHYTHM+ Mio Link

Y para que te hagas a la idea de su tamaño real nada mejor que compararlo con algo que conozcas perfectamente. Su diámetro es ligeramente superior al de una moneda de un euro.Polar OH1 - Tamaño Polar OH1 - Tamaño¿Y qué hay del grosor? Pues aquí ya he tenido que aumentar mi presupuesto, ya que sube hasta los 4 euros.Polar OH1 - TamañoSi quieres saber cómo lo sentirás en el brazo, no tienes más que buscar cuatro monedas de euro y colocártelas en el brazo con una goma elástica. Cutre, pero efectivo.

El sensor se debe colocar en su correa, que cuenta con un acople de plástico que puede deslizarse en la misma. La correa, además de ser elástica, también permite regulación, por lo que puedes colocarlo en multitud de sitios, siendo los más habituales el antebrazo o la parte superior del mismo. También se podría llevar en la muñeca, pero las dos ubicaciones anteriores son mejores para obtener buenos resultados.

Y obviamente, querrás llevar los LED y el sensor fotoeléctrico en la cara interna.

Polar OH1 - Antebrazo

Polar ha realizado un sensor muy simple, de hecho tan sólo tenemos un botón con el que encender y apagar el sensor.

Polar OH1 - Botón de encendido

En el lado contrario hay un LED de control que nos facilitará información básica del funcionamiento. Ese LED es bastante potente, si entrenas cerca de un aeropuerto por la noche puedes tener algún problema…

Polar OH1 - LED de estado

Dependiendo del número de parpadeos y del color del mismo podrás saber datos básicos de estado. Se encenderá en color verde cuando está detectando la frecuencia cardíaca o en color blanco si hay algún problema. En rojo cuando la batería esté baja o en azul cuando estemos sincronizando por Bluetooth. Y el número de parpadeos también puede variar. Todo ello se encuentra descrito en el manual de instrucciones.

Polar OH1 - Estados LED

En cuanto a la carga, para eso está el otro adaptador que se incluye en el paquete. Simplemente tenemos que extraer el sensor de la correa y colocarlo en el adaptador de carga. Este mismo adaptador nos servirá si en lugar de sincronizar el sensor con el teléfono preferimos hacerlo conectándolo al ordenador.

Polar OH1 - Conexión

Modos de uso

Antes de comenzar a usar el Polar OH1 lo primero que deberías hacer es conectarlo con el teléfono u ordenador. No por hacer la configuración inicial para indicar dónde lo vas a llevar -que por mucho que diga el manual, simplemente sirve para datos estadísticos de Polar-, sino por comprobar si hay alguna actualización de firmware disponible.

Una vez que ya lo tienes todo configurado es el momento de comenzar a usarlo. Tenemos dos modos de uso:

  1. Como un sensor asociado a un dispositivo – Usándolo junto a un dispositivo como reloj, teléfono, etc. No sólo Polar, sino cualquier otro reloj que disponga de conectividad Bluetooth para sensores. Recuerda que no es compatible con ANT+.
  2. Como un sensor independiente – Sin estar asociado a ningún otro dispositivo, pudiendo grabar los datos de frecuencia cardíaca de cualquier entrenamiento. En este modo también permite transmitir datos de frecuencia cardíaca, por ejemplo a máquinas de gimnasio que cuenten con conexión Bluetooth.

El primer modo es el más básico de todos, en el que sustituye a cualquier otro sensor que pudieras tener anteriormente. Es el modo por defecto en el que se encuentra el sensor nada más encenderlo, y podemos saber que se encuentra en dicho modo porque el LED de estado parpadea una sola ocasión (ya sea en color blanco o verde).

Para vincular el sensor con cualquier dispositivo simplemente tiene que estar encendido, no es necesario establecer ningún modo de emparejamiento. Una vez encendido tan sólo debes hacer una búsqueda de sensores.

Polar OH1 - Conexión

Tras emparejarlo tendrás los datos de frecuencia cardíaca en su pantalla.

Polar OH1 - Suunto

Dirás que por qué no lo pruebo con modelos de Polar… Pues precisamente porque la gracia de un estándar como el Bluetooth es que permite que, independientemente de la marca, todo se pueda comunicar entre sí. Por tanto el dispositivo con el que estés grabando el entrenamiento será el que registre y almacene los datos, ya sea un teléfono o un reloj. Simplemente un sensor.

Es el segundo modo de uso en el que el Polar OH1 supone algo novedoso ya que puedes usarlo de forma independiente sin estar conectado a ningún otro dispositivo. En este modo también estará transmitiendo datos a través de Bluetooth, por lo que por ejemplo puedes tenerlo conectado a una máquina en el gimnasio y ver tus pulsaciones a la vez que guardas la actividad para sincronizarla en casa.

Para poner el sensor en este modo simplemente debes, en primer lugar, encenderlo. A continuación pulsando dos veces el botón iniciarás la grabación de datos. A partir de ese momento el LED de estado comenzará a parpadear dos veces en lugar de una, y seguirá usando el mismo código de colores.

Cuando termines de entrenar tan sólo debes volver a pulsar de forma rápida dos veces el botón del sensor. Ten en cuenta que usándolo en este modo no es posible pausar temporalmente la grabación, cuando vuelvas a presionar el botón comenzará a grabar una nueva sesión.

El OH1 dispone de capacidad de memoria suficiente para almacenar hasta 150-200 horas de datos de entrenamiento. Dichos datos se podrán descargar conectando el sensor al ordenador o a través de la aplicación Polar Flow, disponible para Android y iOS.

Una vez sincronizado el sensor así es como es verá en la web de Polar.

Polar Flow - Sincronización entrenamiento

En este caso yo he cambiado el tipo de actividad de forma manual (a través de la aplicación móvil, no en la web), ya que por defecto quedará guardada como un entrenamiento de interior genérico.

Comparativa de datos de frecuencia cardíaca

Ahora que ya está todo claro acerca del sensor OH1 de Polar es el momento de hablar de lo más importante: la calidad de los datos que proporciona. Por muchas funciones que pudiera tener el sensor, si el registro que realiza no es correcto lo cierto es que no serviría para nada.

Polar es el único fabricante que cuenta con dos sensores ópticos diferentes; uno más básico que es el que podemos encontrar en la gama más económica de Polar (M2oo o A370, por ejemplo) pero no por ello con malos registros, y otro que es el que nos ocupa y que podemos verlo en el M430 o el M600.

Mi experiencia con este sensor siempre ha sido bastante buena, y en el caso del OH1 espero que sea todavía mejor por dos motivos fundamentales: peso y ubicación.

En primer lugar, en cuanto al peso, al ser un sensor muy ligero (tan sólo 5 gramos) apenas sufre con los movimientos o vibraciones. Comparado con relojes de 70 u 80 gramos las diferencias son notables.

En segundo lugar, al poder colocar el sensor en el antebrazo o en la parte superior del brazo, estamos llevando el sensor óptico en un lugar mucho más fiable para obtener un buen registro de pulsaciones. Porque estamos evitando bastante los movimientos propios de la muñeca al correr, o las vibraciones del manillar de la bici o al realizar cualquier actividad; y porque son zonas mucho más “carnosas” en las que es mucho más fácil para el sensor encontrar el pulso.

Así que antes de comenzar a probar el OH1 las expectativas ya eran bastante altas. He realizado entrenamientos con el Polar OH1 en diferentes deportes, siempre comparando gráficas con otros sensores de pulso, y aquí tienes los resultad0s.

Empezaré por un entrenamiento básico y sencillo muy asequible para cualquier sensor de pulso, ya sea óptico o de pecho: 12 minutos de calentamiento, 12 a ritmo más fuerte y culmino con 12 minutos de enfriamiento. Pero todo ello sin cambios de intensidad importantes, más allá del inicio y final del periodo central.Comparativa datos Polar OH1

Durante el calentamiento hay una situación extraña con el registro del Polar, y es que mientras que los otros dos sensores tienen ligeros ascensos y descensos de una o dos pulsaciones como es normal, la gráfica del OH1 es prácticamente una línea recta. No quiere decir que el registro sea malo, de hecho como indico se sitúa a 1 o 2 pulsaciones de los otros dos, pero destaca tanta linealidad.

No lo tomaré demasiado en cuenta pues esta primera prueba la realicé con una versión de firmware antigua, pero simplemente es algo que me llama la atención. También es posible apreciar un pequeño retardo en el momento que comienzo a aumentar el ritmo, que también se percibe en la gráfica del Scosche pero en menor medida.

Comparativa datos Polar OH1

Durante el resto del intervalo la frecuencia va aumentando progresivamente al mantener una intensidad constante, y cuando finalizo (y me detengo a propósito para provocar una caída rápida del pulso) todo perfecto. Tanto el Scosche como el OH1 tienen un ligero retraso con respecto al sensor Garmin en el pecho, pero nada importante.Comparativa datos Polar OH1

Vamos ahora con otro entrenamiento algo más complicado y, ahora sí, con la última versión de firmware en el dispositivo. En este caso no es un entrenamiento de series con cambios bruscos de intensidad, pero sí es de subidas y bajadas constantes por lo que a pesar de intentar mantener un ritmo estable hay ligeros cambios de la frecuencia cardíaca.

Los actores son los mismos, sumando también en este caso el sensor óptico del Suunto Spartan Sport Wrist HR. En este caso la gráfica que nos interesa observar es la de color verde, que es la que corresponde al Polar OH1.

Como siempre ocurre con prácticamente todos los sensores (ya sea óptico o pectoral) siempre es difícil que haya una coincidencia total desde el inicio, es necesario un tiempo de calentamiento. En este caso todos comienzan a marcar lo mismo a partir de los 40 segundos, aunque el Scosche decide tener una pérdida momentánea hasta que vuelve a marcar lo correcto. Tiene así mismo dos caídas repentinas, debidas seguramente a un corte puntual en la transmisión.

En este primer tramo el peor parado es el Spartan Sport Wrist HR, que tiene algún problema puntual en los momentos donde acelero ligeramente el ritmo. Mientras tanto la gráfica del OH1 está feliz junto con los demás sensores.

¿A partir de ese momento? Continúa la felicidad entre los cuatro integrantes de la comparativa.

Comparativa datos Polar OH1

Otro entrenamiento de intensidad variable, pero a un ritmo más bajo. Activación pre-carrera haciendo breves intervalos aumentando el ritmo para después volver a trotar.

El inicio como siempre algo irregular, con el OH1 y el Garmin 935 necesitando algún segundo más para situarse en sintonía. El Fitbit Ionic también se muestra errático pero rápidamente se une con los demás. Mientras el ritmo permanece estable y fácil hay total sintonía.

Comparativa datos Polar OH1

Es al llegar a los breves cambios de ritmo cuando comienzan las diferencias. Si tomamos como correcta la gráfica del sensor HRM-Tri -que viendo su desarrollo parece la más certera- vemos que los otros tres sensores ópticos pecan del mismo defecto: ligero retraso en el registro.

Cuando la gráfica del sensor de pecho sube o baja, tanto Polar OH1 como el Garmin 935 responden a la par y con la misma intensidad, aunque con dos o tres segundos de retraso, pero siempre en sintonía. El Fitbit Ionic muestra un rendimiento ligeramente inferior

Comparativa datos Polar OH1

Resumiendo, resultados muy favorables en entrenamientos de carrera, vamos a explorar otros deportes.

Si habéis seguido con anterioridad las pruebas de los sensores de pulso óptico sabréis que si bien la carrera no suele presentar muchos problemas, es cuando montamos en bici cuando aparecen las complicaciones. Así que veamos cómo se comporta el OH1 a la hora de dar pedales.

Aquí en teoría tendría que haber cinco sensores en lugar de cuatro, pero desgraciadamente uno de los relojes que llevaba para grabar datos (un Forerunner 230) cambió de sensor sin darme cuenta, por lo que el registro del HRM-Tri se encuentra duplicado en lugar de tener datos adicionales del Scosche.

El entrenamiento consta de dos partes (y una última de enfriamiento), con un periodo inicial haciendo subidas al 16-18% con sus correspondientes bajadas, y después una sesión de intervalos de 9x3min en llano. Entrenamiento variado para poder extraer mucha información de los sensores.

Comparativa datos Polar OH1

Nos interesa la gráfica morada, correspondiente al Polar OH1. A pesar de no tener el Scosche, sí hay otro sensor óptico en la prueba: el integrado en el Garmin Forerunner 935. Y doblo la apuesta por los sensores de pecho ya que además del HRM-Tri llevo también el Smart Sensor de Suunto.

En la primera parte del entrenamiento puedes apreciar como tanto el sensor óptico del Garmin como el sensor de pecho de Suunto lo pasan bastante mal. El mal registro del primero era de esperar, los datos incorrectos del sensor de pecho de Suunto son bastante más extraños y, probablemente, se deban a movimientos de la cinta al llevar dos juntas. Sirva al menos para confirmar que no siempre debemos confiar en los datos de los sensores de pecho.

En cambio el sensor de Polar está bastante bien sincronizado con respecto al sensor de Garmin, que por mi experiencia (no con el sensor, sino con el esfuerzo aplicado) es el que en esta ocasión muestra los datos más certeros.

Comparativa datos Polar OH1

La sección de intervalos es bastante más positiva para el sensor óptico del Garmin aunque continúa teniendo ligeros desvaríos. Mientras tanto todo continúa tranquilo en casa del Polar OH1 que, salvo por un ligero retraso en la subida y bajada de las pulsaciones, realiza una gráfica sin artificios raros.

Comparativa datos Polar OH1

Lo mismo se puede apreciar en el propio enfriamiento, donde salvo por un pequeño retraso en la gráfica del Polar, todo continúa perfecto.

Comparativa datos Polar OH1

El resultado no me sorprende en absoluto, y es que como ya había indicado anteriormente, la ubicación del sensor en el antebrazo es mucho más beneficiosa para la lectura correcta. Aquí no está a expensas de todas las vibraciones a las que están sometidos los relojes. No es que el sensor de Polar sea infinitamente mejor que el de los demás fabricantes, simplemente que está ubicado en la posición más satisfactoria al ser independiente del propio reloj.

Y dejo para el final una de las mejores partes. ¿Recuerdas que he dicho que es resistente al agua? ¿Y que permite grabar en su memoria sin necesidad de dispositivo externo?

Pues sí, también sirve para natación, pudiendo registrar la frecuencia cardíaca de tu sesión de entrenamiento de forma perfecta como puedes ver en la comparación contra el sensor HRM-Swim de Garmin.

Comparativa datos Polar OH1

No tendrás datos en vivo ni podrás consultarlo mientras estás entrenando pero el registro es francamente bueno, clavando uno por uno todas las series de intervalos de 100 metros realizados en la piscina. Y puedo decir que durante todo el entrenamiento no hubo ni un sólo movimiento raro ni molestia por parte del OH1; mientras que el sensor de Garmin, a pesar de ser el modelo específico para natación en piscina, sí se escurrió una vez al impulsarme con fuerza en la pared.

En definitiva, un resultado sobresaliente para el sensor óptico independiente de Polar, al que sólo le quedaría ser capaz de registrar la variabilidad de pulso en actividad para poder aspirar a ser el sustituto del Polar H10, porque en cuanto a registro de frecuencia cardíaca ciertamente le puedo dar un notable alto.

Opinión Polar OH1

Polar OH1

Con el Polar OH1 me ha ocurrido lo mismo que con otros dispositivos este año. Inicialmente me da la impresión de ser algo que el mercado no necesita o que no aportará importantes novedades, pero que tras un tiempo de uso crece en mí una sensación de apreciación que anteriormente no tenía.

Cuando se presentó el sensor por primera vez me pareció algo innecesario; especialmente por la ausencia de conexión ANT+ que, diga lo que diga el fabricante, limita su capacidad de venta. Desde un punto de vista empresarial Polar está perdiendo dinero al no hacer el OH1 con tecnología dual Bluetooth/ANT+.

Pero a medida que lo he usado cada vez me ha gustado más. El buen registro que hace en todo momento es por supuesto lo más importante, pero lo que más me ha agradado ha sido la posibilidad de grabación de entrenamientos. Es muy sencillo poner el sensor en modo de grabación y  siempre ha sido muy fiable tanto al inicio de la actividad como al terminarla. Del mismo modo la sincronización de actividades ha sido siempre perfecta, sin una sola pega. Lo único que podemos echar de menos es la posibilidad de poner el sensor en pausa mientras estamos descansando en un entrenamiento, pero añadir más funciones puede hacer peligrar la sencillez y el funcionamiento inmaculado del sensor.

Tal vez no esté pensado para los deportes que practico, ya que siempre requiero de mayor información y además en tiempo real, pero la función de grabación del ejercicio y la facilidad para hacerlo (a diferencia del Polar H10, que requiere iniciar la grabación desde el teléfono) es sencillamente fantástica. Por no hablar de todas las posibilidades que me abre a nivel de poder usarlo para realizar análisis de otros sensores ópticos.

En comparación con el sensor de Scosche es igual de preciso en medición, pero si no necesitas la conectividad ANT+ decantarse por el OH1 es fácil. No sólo por su posibilidad de registro de actividad en memoria, sino también por su menor pequeño y mayor autonomía (12 horas el OH1 por 8-9 del Scosche). Pero de nuevo, la principal (y única) pega es la ausencia de conexión ANT+, que impide poder usarlo con dispositivos de Garmin anteriores a 2017 o Suunto anteriores a 2014.

Comprar Polar OH1

Espero que este análisis completo te haya ayudado a decidir si es un dispositivo válido para ti o no. Todo el trabajo que realizo puedes consultarlo sin ningún tipo de coste, pero si quieres apoyar la web y con ello el trabajo que realizo, la mejor forma de hacerlo es comprar tu nuevo dispositivo a través de los enlaces que facilito a continuación. Y si no lo compras hoy, ¡acuérdate de pasar por aquí cuando vayas a hacerlo!

A través de estos enlaces no sólo conseguirás un precio muy competitivo y la mejor atención al cliente, sino que además yo recibiré un pequeño porcentaje sin que a ti te cueste ningún desembolso adicional. Es eso lo que permite que pueda seguir ofreciéndote pruebas como esta en la página.

Si tienes dudas, recuerda que tienes la sección de comentarios en la parte inferior, donde trataré de resolver todas tus preguntas.

Polar OH1 Sensor Óptico de Frecuencia Cardíaca, Unisex Adulto, Negro, M-XXL
Precio: EUR 79,00
Ahorras: EUR 1,00 (1 %)
5 nuevos desde EUR 79,00   0 De 2ª mano

Ayuda a la web

Esta página, como cualquier otra de las que ves en Internet, necesita compensación para poder seguir en funcionamiento. Si realizas tu compra a través de los enlaces de la web estarás ayudando un poquito al blog y formarás parte de la familia Correr una Maratón. Es una familia pequeña, ¡pero que mola!

Es la única manera en la que el blog genera algo de dinero, ya que no hay ninguna contraprestación por parte de las marcas. Los únicos ingresos provienen de las compras que vosotros, los usuarios, realizáis a través de los enlaces facilitados.

Si te ha gustado el análisis, no olvides compartirlo en tus redes sociales. No sólo me estarás ayudando a mi, sino que también ayudarás a que tus amigos encuentre esta página.

¡Gracias por leer, y sobre todo por apoyar la página!

VALORACIÓN

Funcionamiento global - 9
Posibilidades de entrenamiento - 8
Plataforma y aplicaciones - 9
Autonomía - 9
Acabados y comodidad - 8
Relación precio/prestaciones - 8
User Rating: Be the first one !

Deja tu respuesta

14 comentarios En "Polar OH1 | Análisis completo del sensor de pulso óptico independiente"

avatar
Ordenar por:   últimos | primeros | más votados
Rafa
Invitado

Hola, lo primero felicitarte por tus análisis, no he visto otros con tantas gráficas y tan detallado.

Corro y salgo con la bici de montaña los fines de semana y lo único que quiero es controlar las pulsaciones, lo demás me da igual, por eso estaba entre banda de pecho o reloj con sensor óptico.

He tenido mala experiencia con los relojes ( Samsung Gear ) pero viendo que los fabricantes apuestan por ellos y cada vez son más fiables tenía dudas entre:

Polar M430, Garmin 235 y Suunto Spartan trainer ( todos de gama media 200 y pico euros )

Pero ahora aparece la Polar OH1… en fin que no se que comprar.

Agradecería tu consejo

David
Invitado

Hola Eduardo,

Primero de todo felicitarte por tu gran trabajo en cada análisis.

Por cuál de los tres sensores ópticos, Mio, Scosche o este Polar OH1, te decantarías para usar en combinación con un reloj GPS y/o smartphone teniendo en cuenta las características de cada uno?

Gracias,
David.

Matias
Invitado

Muy interesante, seria algo intermedio entre sensor de de muñeca y banda de pecho. Soy un poco nuevo en esto, pero me surgen dudas como se desenvuelve en actividades como crossfit, musculacion en gimnasio, etc. Este tipo de actividades tienen muchas pausas, por ej en crossfit practicar los ejercicios, preparar los elementos, trabajos en dúo en el que uno trabaja y otro descansa. Al no poder pausar la sesión, ¿influiría en algo?. Actualmente tengo un reloj polar y siempre dudé sobre el tema de las pausas.

Iván ALONSO MARTÍNEZ
Invitado

Hola, yo tengo la Garmin Vivosmart 3, sería compatible con este dispositivo?, se podrían añadir los datos a Garmin Conect?

Carlos
Invitado

Buenas tardes, en primer lugar gracias por por tu trabajo, yo practico pilates y spinning, para el primero me viene bien registrar el ejercicio al final del entrenamiento, pero mi duda es si para spinning puedo visualizar la frecuencia en % todo el tiempo en un smartphone Samsung durante el ejercicio con la app polar beat.
Gracias por tu atención

cesc
Invitado

hola Eduardo, gracias por tus aportaciones, al menos para los que como yo vamos a remolque de tanta tecnologia.
Mi pregunta es que me regalaron el V650 pelado y muy contento, pero para sacarle mas partido al gps, me seria compatible con OH1?
un saludo
csc

Mikel
Invitado

Buenas Eduardo, antes de nada agradecerte por tu amplio y extenso análisis, necesitaba leer algo tan completo para aclarar varias dudas y acabar por decidirme a comprar el OH1.
Tengo un Polar V800 que uso con una banda de pecho H7, mi duda es si este sensor OH1 puede sustituir a mi antigua banda de pecho. Me explico: he leído que puede registrar datos de manera independiente… pero si llevo el OH1 y además el Polar V800, ¿me aparecen los datos en tiempo real en mi reloj?
Y otra pequeña duda que no me ha quedado del todo clara: ¿Si lo usas de manera independiente sin el reloj, te registra la distancia recorrida?
Un saludo

wpDiscuz