Inicio / Carreras / XIX triatlón de Estepona (distancia sprint)
Triatlón Estepona

XIX triatlón de Estepona (distancia sprint)

Como es habitual en cualquier día de competición, el pasado domingo comenzó temprano. Y si la competición es de triatlón con más razón todavía, porque en una carrera a pie simplemente tienes que llegar y ponerte en línea de salida; pero el triatlón es algo más complicado: hay que colocar el box, preparar todo el material, ponerte el neopreno (si es que se permite su uso) y dirigirte a la cámara de salida. Suma a todo eso el colocar todos los dorsales si se recogen el mismo día, habitual si son pruebas de menor tamaño.

Es decir, que o llegas con mucho tiempo por delante o vas a tener que ir corriendo de un sitio a otro. Yo no sé cómo me lo monto, porque por más temprano que me levante al final siempre tengo que ir con prisa. Aunque esta vez no fue exclusivamente por mi culpa, sino por la cola que había para poder recoger los dorsales. Unos 10 minutos esperando a la entrega del sobre correspondiente a cambio de mostrar la licencia federativa. Y luego lo dicho: hay que poner dorsales a bici, casco, portadorsal, etc. Sí, muchas cosas que hacer en poco tiempo disponible, sobre todo porque el briefing en la cámara de llamadas suele ser 15 minutos antes de iniciar la carrera.

Pero vamos con la carrera en sí.

Sector de natación

El agua estaba a muy buena temperatura, 25ºC según los oficiales. Como ya sabes, a partir de 22ºC el uso de neopreno está prohibido por el reglamento (y si no lo sabías una cosa nueva que has aprendido hoy). Pero la organización decidió permitir su uso debido al mar estado de la mar, además de cambiar el sentido de la prueba desplazando la cámara de llamada al otro lado del punto de salida del agua, para evitar nadar contra la corriente.

¡Y cómo estaba la mar! Un día perfecto. Perfecto para hacer windsurf o kite porque llevamos una semana de muchísimo levante (viento con origen este). Olas, mar picado y mucha corriente. Aunque desde la orilla no aparentaba estar tan agitado, ni en el calentamiento pudimos percibir lo que teníamos por delante.

Triatlón Estepona 2016

Tras el bocinazo, todos a la carrera al agua y a buscar posición. Y cómo no, llevándome bastantes palos en el camino. Incluso alguno que pretende hacerse su sitio a base de empujones y golpes en las costillas (literal). Pero bueno, eso ya corresponde a la educación de cada uno, que parece que algunos se estén jugando una beca ADO.

Triatlón Estepona 2016

Volvamos al estado de la mar… horrible. Tras los primeros 100 metros de camino a la boya las olas comenzaron a crecer, siendo bastante altas y agotadoras a la hora de surcarlas. Las fotos no hacen nada de justicia.

Triatlón Estepona 2016

El plan para esa carrera era llegar a la primera boya a buen ritmo para intentar evitar la aglomeración de competidores en el giro. No pensé mucho en cómo estaba el agua y no cambié el plan. Teniendo que superar las importantes olas y lo complicado de la navegación tal vez salí apretando demasiado. Entre eso e intentar protegerme de los puñetazos en las costillas de algún “canelo” llegué al giro quizá demasiado forzado, aunque consiguiendo pasar sin mucho agobio.

Tras esa primera boya la cosa mejoró, sobre todo por no tener que nadar contra las olas. En mi plan planeaba reducir un poco el ritmo y tratar de no perderme demasiado en la búsqueda de la segunda boya. No era fácil pues con la resaca no había nada de visibilidad, y los pies de delante sólo los veías si estabas totalmente pegado. Y no por verlos, sino porque te encontrabas las burbujas que significaba que delante tenías unos pies… o un atún, a saber.

Este segundo tramo fue bastante bueno, favorecido por nadar a favor de corriente. Antes de lo que imaginaba alcancé la segunda boya y eso que había bajado el ritmo ligeramente para compensar el esfuerzo inicial.. Pensaba que lo que quedaba por delante iba a ser un paseo por el parque gracias al fuerte oleaje, pero qué equivocado estaba…

De vuelta a la playa comenzó el caos. Todos los triatletas que llevaba delante nadaban en diferente dirección al punto de salida. Se dirigían a la izquierda de las banderas de salida, a unos 100 metros de distancia. La navegación era muy difícil y la resaca nos llevaba hacia adentro.

Cada vez que llegaba una ola grande la corriente nos chupaba, haciendo que avanzar fuera muy complicado. Mientras me peleaba con las olas y seguía con mi navegación directo al punto de salida, los demás seguían navegando alejándose de la salida.

A mitad de camino llegué a la conclusión que tal vez ellos estaban acertados y decidí seguirles, siguiendo el sentido del oleaje para tratar de minimizar la agitación. Si a la salida había que correr 50 metros más tampoco iba a perder mucho tiempo, pero estaba teniendo la sensación de estar totalmente estático mientras daba brazadas en el agua.

Triatlón Estepona 2016

Finalmente conseguí salir del agua en un tiempo ligeramente inferior a 12 minutos en la posición 82; cansado y sacudido por el oleaje. Por delante quedaba una larga transición hasta los boxes, teniendo que cruzar un estrecho túnel de unos 80 metros prácticamente a oscuras. Por suerte no hubo ningún tipo de incidencia ni caída, porque una montonera ahí dentro podría haber sido bastante peligroso.

Sector de ciclismo

El circuito de ciclismo era feo. Pero feo, feo. Salida de la zona de boxes, un par de rotondas y una subida de algo más de 1 kilómetro con una pendiente media del 5,7%, dirigiéndonos a un polígono industrial.

Toda la subida se hacía totalmente expuesto al fuerte viento de levante que estábamos “disfrutando”, ya que no había protección de edificios de ningún tipo.

Tras llegar arriba, se realizaba un giro en un par de manzanas de naves industriales con un asfalto bastante irregular y descenso de retorno por el mismo camino para ser zarandeado nuevamente por el fuerte viento.

Una pequeña recta entre las dos rotondas comentadas anteriormente y final de la primera vuelta. Así hasta en cuatro ocasiones. Precioso.

Triatlón Estepona 2016

La primera vuelta la hice prácticamente en solitario. La natación tan complicada había separado bastante los grupos por lo que costaba encontrar algún grupo con el que poder trabajar.

En la segunda vuelta ya empecé a valorar un grupo más o menos equilibrado. En la subida perdía un poco la rueda por no querer excederme con la potencia, pero recuperaba el terreno cedido en la bajada.

Aquí comenzaron unos buenos relevos, sobre todo con un triatleta del club Bahía de Málaga con el que iba alternando la posición en cabeza para luchar con el fuerte viento.

Triatlón Estepona 2016

Al completar la tercera subida se me salió la cadena, por suerte pudiendo recuperarla alargando la mano y metiéndola de nuevo en el plato sin apenas pérdida de tiempo. “No hagáis esto en casa”, te juegas dejarte los dedos pillados entre plato y cadena. Lo que sí perdí fue el contacto con el grupo, por lo que tuve que dar un plus en el tramo de recuperación hasta comenzar el descenso, volviendo a enganchar en la zona más llana y viento en contra, donde se sucedían los relevos.

Triatlón Estepona 2016

No hice un buen segmento de ciclismo. Con algo más de 41 minutos llegué a T2 habiendo perdido 46 posiciones con respecto a como había salido del agua.

Al menos sé que, excepto por la primera vuelta (algo más lenta), las otras tres fueron muy similares en tiempo con una diferencia de 5 segundos entre todas ellas. Nunca hay que olvidar que lo más importante es ser capaz de llegar a T2 con fuerzas para tener un buen rendimiento en la carrera a pie.

Segmento de carrera a pie

Si el circuito de ciclismo era espantosamente feo el de carrera a pie compensaba con creces. Comprendía dos vueltas a las calles más céntricas de Estepona; que aunque a esa hora estaban todavía bastante vacías, correr entre típicas calles de pueblo andaluz con la gente aplaudiendo en la puerta de su casa, rodeados de macetas de flores en paredes y ventanas es muy agradable a la vista. Al menos mucho más que subir a un polígono industrial.

Triatlón Estepona 2016

Un circuito bastante llano y cómodo para correr, salvo una cuesta bastante pronunciada que cortaba un poco la progresión. Así salían parciales de kilómetro algo dispares, corriendo cómodo a un ritmo medio de 4:20 en llano pero perdiendo 15 segundos con el tramo de subida.

Triatlón Estepona 2016

Ya en la segunda vuelta empecé a aumentar el ritmo tras hacer la subida por última vez. La bajada ayudaba a retomar las sensaciones aumentando la cadencia, permitiendo llegar a la última recta ya recuperado y haciendo ese último kilómetro a un ritmo cercano a 4:00 min/km.

Triatlón Estepona 2016

A diferencia con el segmento ciclista, contento con la carrera a pie. Sin quemar demasiada energía en la subida sabiendo regular el ritmo correctamente. Y sobre todo porque después de haber llegado a la T2 en la posición 128, algo menos de 22 minutos después estaba cruzando la meta en la posición 94 final (y 46 en mi categoría) con un tiempo oficial de 1:15:13. Aunque viendo la foto de entrada a meta, quizá fueron algunos segundos más…

Triatlón Estepona 2016

Contento por la posición final, sobre todo por haber hecho una buena natación a pesar de las dificultades y por recuperar con una buena carrera un segmento de ciclismo que no favorecía en absoluto a mis características.

¡Gracias por leer!

Deja tu respuesta

2 comentarios En "XIX triatlón de Estepona (distancia sprint)"

avatar
Ordenar por:   últimos | primeros | más votados
Rafa
Suscriptor

Enhorabuena por tu resultado, aunque llevo tiempo entrenando para el 2017 quiero federarme y empezar a competir en pruebas que sólo entrenar al final resulta tedioso………un 10 por el comentario de la beca ado :-)))

wpDiscuz