Inicio / Artículos / Stryd es el primer medidor de potencia para correr
Stryd - Medidor de potencia para corredores

Stryd es el primer medidor de potencia para correr

SECCIONES

contenido

Hasta ahora los ciclistas contaban con un arma en sus entrenamientos y carreras que los corredores no teníamos. Gracias a los medidores de potencia, pueden ajustar su esfuerzo de forma constante para mejorar sus resultados, al igual que realizar un esfuerzo gradual en cualquier competición, sin importar si la carretera subía o bajaba.

Mientras tanto, los corredores sólo podemos entrenar con un objetivo de ritmo o de pulsaciones, pero no una métrica que nos diga de forma efectiva cuánto nos estamos esforzando. El pulso es una buena medida, pero no es 100% correcta. Días con humedad, calor, entrenamientos intensos en días pasados… todos esos factores pueden hacer que a igualdad de ritmo, nuestro corazón necesite bombear más veces por minuto.

Por tanto, ¿qué puede aportar un medidor de potencia a un corredor? Al igual que en el ciclismo, el esfuerzo de un corredor puede ser cuantificado en una simple métrica. Eso es lo que promete Stryd, un nuevo dispositivo que quiere guiarte en tus carreras de una forma totalmente objetiva.

¿Cómo funciona Stryd?

Stryd

Stryd se coloca con una pinza en los pantalones. Cuenta con sensores de movimiento que obtendrán datos de cadencia, impacto y otras mediciones biomecánicas. Además un barómetro ayuda para conocer la pendiente del camino.

Pero aquí no hay ninguna novedad, todo esto ya lo hemos visto antes en muchos otros dispositivos. El secreto reside en el algoritmo que procesa los datos de movimiento y pendiente junto con un modelado anatómico del cuerpo del corredor, para crear un entorno 3D único que define cómo estás corriendo y determinando nuestra potencia al correr.

Stryd

Una vez que tenemos el dato instantáneo de potencia, ¿dónde lo vemos y capturamos? Si, lo has adivinado, en el teléfono (suele ser recurrente en todos los nuevos dispositivos). Pero no acaba aquí, ya que también podrás ver el dato en tu reloj de entrenamiento, y seguro que esto te interesa más. Y como la conectividad es ANT+ y Bluetooth Smart de forma simultánea, el abanico de posibilidades es bastante amplio.

En relojes que tengan soporte para potenciómetros, Stryd enviará la cifra de potencia a través de su canal específico. Para los que no tengan soporte de potencia, Stryd puede enviar la información “camuflada” como si fuese el dato de frecuencia cardíaca o la cadencia. Es decir, puede hacerse pasar por otro tipo de sensor e introducir los datos por su canal, lo único que tendrás que saber es que la información de cadencia que te está aportando no son pasos por minuto, sino watios.

Es una manera de trabajar muy ingeniosa, porque mientras las empresas se adaptan (y según la compañía de Colorado, ya han estado en contacto con fabricantes y plataformas de entrenamiento), además de tener los datos de Stryd en tiempo real, quedarán grabados y podrás examinarlos en gráficas para ir aprendiendo a entrenar basándote, ahora, en la potencia. Y si, Connect IQ también está en su hoja de ruta.

¿Por qué correr con un potenciómetro?

Los motivos de entrenar y competir con datos de potencia son los mismos que en el caso del ciclismo. En primer lugar, la potencia se aísla del entorno y de tu estado físico. En situaciones de nervios, con humedad ambiental o estando más fatigados, al correr nuestra frecuencia cardíaca será mayor. Usando un medidor de potencia obtendremos un valor totalmente objetivo, que no se verá afectado por ninguna situación, por muy nervioso que estés ante el pistoletazo de salida.

En carreras largas será mucho más fácil realizar nuestra dosificación, sobre todo en carreras largas con muchas pendientes, como maratones o ultras de montaña.

Además, debemos tener en cuenta la inmediatez del dato. Si corremos pendientes a las pulsaciones, podemos acelerar a un ritmo más intenso, pero el corazón irá aumentando poco a poco hasta estabilizarse. Nuestro corazón no tiene capacidad para pasar de 120 pulsaciones a 180 en un sólo segundo. Así que a la hora de realizar series o intervalos, será mucho más fácil acotar el ejercicio a un rango determinado en lugar de tener que ir regulando el ritmo hasta encontrar el punto en el que nuestras pulsaciones se mantengan en el objetivo, sin pasarnos por encima o por debajo.

Los datos obtenidos durante nuestros entrenamientos son trasladables al día de la competición, precisamente por aislarse totalmente de valores externos; y además son comparables entre diferentes atletas, ya que aquí no influye el peso o la hidratación. Y, por último, es posible que te ayude a la hora de encontrar la eficiencia y mejorar tu técnica de carrera, ya que Stryd va un escalón más allá de soluciones de otros fabricantes, como la dinámica de carrera de Garmin.

 

¿Son los datos exactos?

En la fase inicial de desarrollo, el equipo de Stryd comparaba los datos obtenidos con su pequeño dispositivo contra equipos de laboratorio (force plate treadmill, si alguno conoce la traducción al castellano, yo no la encuentro). En esa fase, el error de Stryd era inferior al 10%, y según me ha asegurado Jamie Williamson (cofundador de Stryd, al que hice una breve entrevista y que os ofreceré en un par de días). Pero siguen comparando su producto en laboratorio para refinar los datos y continúan mejorando la exactitud.

Stryd testing

Pero hay una variable que no pueden computar correctamente, y es el viento. No obstante, tienen planeado incorporarlo, pero aún no disponen de los suficientes datos.

Conclusión

No tengas ninguna duda. Los medidores de potencia, al igual que en el ciclismo, han venido para quedarse. En el mundo de la bicicleta ha existido siempre una importante barrera de acceso: su elevado precio (hasta hace poco, más de mil euros, aunque llegan nuevos equipos al mercado rebajando esa cantidad). Pero no será el caso de Stryd, pues su precio de venta será de $149.

Lo que le queda a Stryd por delante es el trabajo de normalizar la potencia como una variable más de entrenamiento. No sólo que el corredor la acepte (y la use), sino que las diferentes plataformas y los fabricantes de relojes adapten sus productos para mostrar esta nueva información. En el caso de Garmin parece que será algo más sencillo, gracias a Connect IQ, mientras que Suunto tiene el canal de potencia abierto en el perfil de carrera; pero también hay que grabar los datos en un archivo para poder exportar luego a plataformas web (tanto del fabricante como de terceros).

¿Cuál es el calendario de Stryd?

Stryd se encuentra ahora mismo a la venta a través de la plataforma de crowdfunding Kickstarter, en la que quedan pocas unidades disponibles. Las primeras unidades empezarán a llegar en julio 2015, mientras que en septiembre la recibirán los compradores originales. La venta a público llegará dentro de un año, en primavera de 2016, y el precio estipulado estará en torno a los $149.

Así que si te interesa el producto, puedes adquirirlo mientras la venta siga disponible en Kickstarter, y si llegas tarde, no pierdas de vista su página web, www.stryd.com. Mientras tanto, intentaré conseguir una unidad de prueba para manteneros informados en todo momento de este producto, que promete revolucionar la forma en que entrenamos.

Deja tu respuesta

¡Sé el primero en dejar un comentario!

avatar
wpDiscuz