Noticias

Google compra Fitbit. ¿Qué significa para ambos y para los consumidores?

A comienzos de semana se filtraba la noticia del interés de Google por comprar Fitbit. La fuente simplemente indicaba que estaban en conversaciones, pero parece que ya estaba todo muy avanzado porque hoy se ha confirmado la compra a través de una nota de prensa bastante escueta.

Se trata sin duda de una noticia muy importante, no sólo porque Google está involucrado en la compra sino también porque Fitbit es un actor muy importante en el sector de los monitores de actividad. Y también es importante por la cantidad que Google va a pagar: 2.100 millones de dólares.

Pero más allá de la noticia en sí creo que es interesante analizar el por qué de esta compra, qué consigue Google gracias a ella pero principalmente, que representa para los consumidores.

Por qué se produce la venta de Fitbit

Fitbit llevaba un tiempo estancada. No diría que estuviese “a la deriva”, pero sí se encontraba en tierra de nadie. No sabían si querían ser una compañía de monitores de actividad o si querían optar por plantar cara en el segmento de los relojes inteligentes.

Esas dudas sobre su identidad han provocado una falta de desarrollo. A pesar de la compra de Pebble para crear su Fitbit OS presente en los modelos más caros de la marca (Fitbit Ionic, Fitbit Versa y el nuevo Fitbit Versa 2), parece que no conseguían interés de desarrolladores para lanzar aplicaciones. No es algo de lo que Wear OS tampoco pueda presumir, pero sin lugar a dudas en ese sentido es un sistema operativo mucho más maduro.

Fitbit pensó que con la compra de Pebble conseguiría atraer a la comunidad de desarrolladores; creando Fitbit Studio, una plataforma de desarrollo de software para el reloj perfectamente documentada y fácil de usar para programar.

Fitbit Studio

Sin embargo algo no terminó de funcionar porque no consiguió atraer a esa comunidad que sin lugar a dudas era lo que movía Pebble.

Fitbit OS era la única apuesta de futuro para Fitbit, y no terminaba de arrancar. El nuevo Versa 2 no llegó acompañado de novedades destacables más allá de su integración con Alexa y su pantalla siempre encendida. Siguen vendiendo millones de unidades al año, pero el grueso de ventas se encuentra en el segmento bajo del mercado con productos como Inspire o Charge, con un margen de beneficio escaso. A Fitbit lo que le interesa es vender millones de Ionic y Versa.

Gama Fitbit 2019

Sin embargo la gama Smartwatch tiene que lidiar con rivales de la talla de Apple Watch, o la capacidad de marcas como Huawei o Samsung para lanzar varios modelos cada año.

Renovarse o morir, una máxima en el mundo empresarial que Fitbit no podía asumir. Ya hizo su movimiento, peor no funcionó como esperaban. La vía de la venta a un actor mucho más poderoso cada vez era más clara.

Qué significa para Google la compra de Fitbit

Google lleva muchos años intentando dominar el mercado de los wearables. Sin embargo la estrategia que le ha funcionado con Android no lo ha hecho con los relojes inteligentes.

Android Wear primero y su posterior evolución, Wear OS, no han conseguido la capacidad de penetración que sí ha logrado Apple con Watch OS.

¿Significa eso que Google ha comprado Fitbit para usar Fitbit OS en sus relojes? En absoluto. De hecho mi apuesta a es que a medio plazo (e incluso corto), Fitbit OS desaparecerá en favor de integrar toda su plataforma en Wear OS. Google quiere seguir desarrollando su sistema operativo, y para ello las funciones de monitorización de actividad y salud de Fitbit son vitales.

Sí, Google tiene Google Fit, pero ni se acerca al nivel de plataforma que Fitbit ha conseguido a lo largo de los años. Sin lugar a dudas la plataforma de Fitbit es la mejor para monitorización de actividad, porque es la que consigue involucrar más al usuario con competiciones con amigos y la que mejor concepto social tiene.

Google incluso deja caer entre líneas en su nota de prensa que Fitbit OS tiene los días contados.

Over the years, Google has made progress with partners in this space with Wear OS and Google Fit, but we see an opportunity to invest even more in Wear OS as well as introduce Made by Google wearable devices into the market. Fitbit has been a true pioneer in the industry and has created engaging products, experiences and a vibrant community of users. By working closely with Fitbit’s team of experts, and bringing together the best AI, software and hardware, we can help spur innovation in wearables and build products to benefit even more people around the world.

Además, a diferencia de los teléfonos móviles, Google no ha lanzado todavía al mercado un reloj inteligente hecho por ellos mismos. Siempre ha sido a través de colaboraciones con diferentes fabricantes, pero no han llegado a diseñar un producto propio. Ahora tienen la oportunidad de hacerlo, quizás en primer lugar bajo la marca Fitbit pero más adelante bajo una marca propia como puede ser Pixel.

Eso no quiere decir que las pulseras de actividad de Fitbit vayan a desaparecer, y en consecuencia la plataforma de Fitbit. Su penetración en el mercado sigue siendo muy alta y sería absurdo prescindir de ello.

Evidentemente con la compra de Fitbit Google consigue patentes (estoy seguro que Fitbit tendrá cientos de ellas) y cerebros que son los artífices de haber conseguido llevar a Fitbit donde se encuentra hoy. Y por encima de todo esto, millones de usuarios.

¿Qué significa para los usuarios de Fitbit actuales?

Si actualmente eres usuario de Fitbit no tienes nada de qué preocuparte. El hecho de que se haya anunciado hoy la compra no quiere decir que empiecen a trabajar bajo el paraguas de Google mañana mismo. No creo que Fitbit vaya a estar bajo la batuta de Google hasta bien entrado el 2020.

Pero a medio plazo el futuro es bastante oscuro para Fitbit como plataforma. De hecho si uno lee la entrada del blog de Google con detenimiento la sensación de estar hablando de Fitbit en pasado.

Lo que está claro es que habrá cambios, igual que los ha habido en Nest tras la compra por parte de Google. Para empezar no espero ningún tipo de novedad en Fitbit OS como plataforma. No tendría sentido destinar recursos en un sistema operativo que, todo parece indicar, terminará desapareciendo bajo el yugo de Wear OS.

Si tu duda es si tu pulsera de Fitbit dejará de funcionar mañana, en absoluto. Pasado tampoco. Y el año que viene tampoco.

El futuro de Fitbit… y de Google

Dentro de los 2.100 millones de dólares que Google va a pagar por la compra, una parte importante también está en la compra de la marca. Fitbit, como marca comercial, es bastante reconocida y apostaría a que la inmensa mayoría de los compradores tienen buenas referencias de ella.

Creo que esta adquisición es positiva para ambas empresas. Significa un renacer para Fitbit, que había perdido su capacidad para innovar y sacar productos frescos y novedosos al mercado. Ahora, de la mano de Google y su pulmón financiero, pueden pensar en posibilidades que antes ni siquiera soñaban.

Para Google también significa volver a nacer. Wear OS lleva bastante tiempo estancado y los fabricantes cada vez tienen menos interés en el sistema operativo. De hecho los grandes fabricantes como Samsung o Huawei están optando por crear sus propios sistemas operativos. Lo que queda son en su mayoría fabricantes que poco tienen que ver con el segmento y que no tienen mucho que aportar a la plataforma.

Tal vez Fitbit sea lo que Google necesitaba para poder competir con el Apple Watch de tú a tú. O tal vez no, pero no lo sabremos hasta que no veamos el primer desarrollo de Google junto con Fitbit, que probablemente llegue al mercado en octubre o noviembre de 2020 antes del periodo navideño.

¡Gracias por leer!

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A través de este formulario se tratan los datos con la única finalidad de poder gestionar tus comentarios.

Estos datos quedarán registrados en el servidor, salvo si marcas la casilla de suscripción al boletín de novedades que se almacenarán en la lista de Mailchimp (que también cumple con todas las leyes). En cualquier momento podrás solicitar tanto la baja de cualquiera de los correos como la eliminación de todos tus datos.

Para más información puedes comprobar la política de privacidad para tener más información de dónde, cómo y por qué almaceno tus datos.

Y perdón por el tocho, pero estoy obligado a ponerlo.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar