Inicio / Artículos / Android Wear 2.0. ¿Qué novedades aporta?
Android Wear 2.0

Android Wear 2.0. ¿Qué novedades aporta?

Esta semana Google presentó, por fin, la esperada actualización de su sistema operativo para “wearables”. Tras un inicio de la plataforma bastante irregular, Android Wear 2.0 debe suponer en el pilar que sustente los relojes inteligentes con el sistema operativo de Google. Es su última oportunidad, así que más vale que en esta ocasión acierten con las novedades introducidas. El tiempo juega en su contra y si no consiguen penetrar en el mercado puede suponer el último clavo en el ataúd de su sistema operativo para relojes.

Ya tuviste oportunidad de leer algunas de las novedades en el anuncio de la actualización para el Polar M600, pero quiero ahondar un poco más en las novedades comunes de la plataforma, más allá de actualizaciones específicas para algún reloj en particular.

Principales novedades de Android Wear 2.0

Android Wear 2.0 supondrá un cambio importante en muchos aspectos. Más adelante entraré en detalles más generales, pero donde quiero profundizar más es en las funciones más específicas en su uso deportivo. En definitiva, no estás en un blog de tecnología al uso, sino que aquí hablo de tecnología deportiva. Es obvio que me centre en eso, ¿no? Pero tampoco quiero dejar de lado el resto de posibilidades de la plataforma, así que vamos allá.

Nueva versión de Google Fit

Dentro de todas las novedades presentadas, la nueva aplicación de Google Fit es la que más interesante nos resultará a todos los que utilizamos diferente tecnología para registrar nuestra actividad deportiva.

Junto a Android Wear 2.0 llega una nueva versión de la aplicación deportiva de Google. Visto por primera vez en el LG Watch Sport (uno de los dos relojes que Google ha presentado junto a Android Wear 2.0), la nueva aplicación de Google Fit permite registrar ejercicios de pesas u otros relacionados con tus sesiones de gimnasio.

Android Wear 2.0

Dentro de la aplicación ahora hay un modo de entrenamiento de fuerza, que será capaz de detectar las repeticiones de forma automática e identificar más de 20 ejercicios diferentes.

 

Una vez que haya identificado el ejercicio y las repeticiones, podrás introducir el peso usado. Puedes iniciar el ejercicio y comenzar a hacer ejercicios de biceps. Una vez hayas terminado simplemente presionas el botón de pausa. A continuación podrás introducir el peso usado.

Si no quieres andar trasteando el reloj entre los diferentes ejercicios, simplemente puedes pasar al siguiente. La aplicación detecta automáticamente cuándo comienza y termina cada ejercicio y cuándo pasas al siguiente. Puedes empezar haciendo diez repeticiones de press banca, veinte de biceps y doce elevaciones laterales con mancuernas. Y cuando hayas terminado, Google Fit mostrará el primer ejercicio realizado para que puedas introducir el peso usado, y a continuación continuará con el resto de los ejercicios.

Incluso Google Fit recordará qué peso has utilizado en cada ejercicio, así que cuando repitas el ejercicio con el mismo peso, recordará cuál fue el último peso utilizado por lo que sólo habrá que confirmar.

No sólo hará seguimiento de ejercicios con peso, también otros como burpees, sentadillas, flexiones, y más. Incluso ejercicios en los que la muñeca no forma parte del ejercicio, como extensiones de gemelos.

Por supuesto no espero que el reloj cuantifique perfectamente el número de repeticiones, al igual que ocurre en otros relojes con la natación, los ejercicios de natación habrá momentos en los que no realice el registro correcto. Aún así, es una función notable y que ningún otro reloj había realizado hasta el momento.

Esta función que se ha presentado con el nuevo LG Watch Sport no es exclusiva de ese modelo en particular, sino que estará presente en otros modelos que soporten el sistema operativo, aunque aún no está claro en cuáles. Por ejemplo, el también presentado LG Watch Style (un reloj menos deportivo) no dispone de esta opción en Google Fit, aunque técnicamente podría soportarlo. Google indica que no se añade por poder comprometer la batería del dispositivo, pero en cuanto a sensores sólo necesita de giroscopio y acelerómetro, algo presente en la inmensa mayoría de relojes inteligentes por lo que no debería haber problemas para verlo en el Polar M600 o en el New Balance RunIQ.

Aplicaciones independientes del teléfono

Con Android Wear 2.0 la relación entre teléfono y reloj disminuye. Ahora las aplicaciones son más independientes ya que no se tratan de aplicaciones que acompañan a la que tienes instalada en el teléfono. Es algo que, por ejemplo, ocurría en el caso de Strava.

Esta aplicación ha estado disponible para Android Wear prácticamente desde el principio, pero estaba ligada al teléfono totalmente. Incluso aunque el reloj tuviera GPS y no necesitase del teléfono móvil para realizar la localización, era necesario que Strava estuviese instalada en el reloj para la posterior sincronización al terminar la actividad.

Android Wear 2.0

Con la nueva versión de Android Wear la aplicación móvil ya no es necesaria. Tampoco para instalarla, ya que ahora podrás descargar la aplicación directamente desde el reloj. Y lo que ocurre con Strava puede ocurrir con cualquier otra aplicación deportiva existente o futura, dando así total independencia con respecto al teléfono.

Mayor compatibilidad con iOS

Otro de los talones de Aquiles de Android Wear era la compatibilidad con iPhone. No sólo por sus notificaciones menos útiles, principalmente no existía la posibilidad de instalar aplicaciones en el reloj. Si usabas un iPhone junto con un reloj inteligente con Android Wear, era bastante menos inteligente que su equivalente con Android.

Al llevar la tienda de aplicaciones al reloj (en lugar de usar el teléfono como puente), el problema queda resuelto, ya que incluso los relojes tendrán teclado en pantalla para poder realizar búsquedas. Sí, puede parecer que la pantalla es demasiado pequeña para usarlo con comodidad, aunque Google ha trabajado bastante en la escritura deslizante para ofrecer un rendimiento satisfactorio. Si aún así te sigue pareciendo incómodo, siempre puedes entrar a la tienda de aplicaciones de Google desde cualquier ordenador y solicitar la descarga de la aplicación en el dispositivo. Gracias a la conectividad WiFi (e incluso LTE) no será necesaria la conexión con el teléfono para realizar la descarga.

Y no he visto confirmación, pero supongo que ya será posible descargar música directamente al reloj.

Personalización

Nuevas posibilidades de añadir personalizaciones a las esferas de reloj, pudiendo mostrar datos de tu actividad diaria, distancia recorrida, frecuencia cardíaca o cualquier otro detalle. Anteriormente esto debía estar integrado en la esfera, no pudiendo realizar ningún cambio sobre ella.

Además podrás crear diferentes paneles o widgets (similar a lo que ofrece Garmin) donde tener a mano información más relevante para ti. Y no sólo con aplicaciones del sistema, sino también con aplicaciones de terceros (por ejemplo, último entrenamiento en Strava).

Android Wear 2.0

Más que una revolución, Google ha llevado a cabo un refinamiento de la plataforma, tratando de ponerse a la altura de lo que Apple y Samsung están haciendo. Android Wear ahora es mejor, más capaz y más amigable. ¿Suficiente para sacar a flote la plataforma de Android Wear? Sólo el tiempo (y principalmente el mercado) podrá dar respuesta a esa pregunta.

Pero el hecho de que los grandes desarrolladores como Apple o Google inviertan gran parte de sus recursos en dotar de funciones específicas para fitness y deporte sólo pueden ser buenas noticias para nosotros, los usuarios que practicamos deporte. Esto dinamiza el mercado y fuerza a la competencia a lanzar nuevas prestaciones.

¡Gracias por leer!

Deja tu respuesta

¡Sé el primero en dejar un comentario!

avatar
wpDiscuz