Inicio / Carreras / XV Duatlón Ciudad de Marbella
XV Duatlón Ciudad de Marbella

XV Duatlón Ciudad de Marbella

La mañana (madrugada, más bien) no invitaba a salir de la cama: mucho viento y lluvia el día en el que me estrenaba en una nueva competición. El XV Duatlón Ciudad de Marbella sería mi primera carrera en la que, además de correr, había otra disciplina de la que preocuparse. Si en cualquier otra carrera a pie el hecho de que llueva ligeramente no supone ningún problema más allá de saber si hace frío, cuando tienes que recorrer un circuito de ciclismo en zona urbana, la cosa se complica si es sobre mojado. Sobre todo porque la mayoría de los giros serían cerrados y en zonas con pasos de peatones y demás elementos de asfalto no adherentes (por no decir que resbala más que una cáscara de plátano).

Me desperté alrededor de las 5:30 de la madrugada, no por tener que desplazarme (unos 500 metros es lo que me alejaba del punto de salida de la carrera), simplemente me desvelé. Y claro, en cuanto uno abre un poco un ojo ya empiezas a darle vueltas a la cabeza y a pensar en lo mismo con lo que te habías acostado la noche anterior. En este caso no era otra cosa más que la elección de neumáticos.

Parece que estoy hablando de Formula 1 en lugar de duatlón o ciclismo, pero lo que tenía montado en las ruedas eran unos neumáticos Michelin Pro4 Comp Limited Service Course. Ligeros, rápidos, diseñados para la competición, y tal… pero por mucho que diga Michelin, a mi no me dan confianza en mojado. Así que a las 6 de la mañana en lugar de estar durmiendo tranquilamente en mi cama, estaba cambiando neumáticos.

La primera salida a la calle no daba buenas sensaciones. Mucho viento, lluvia ligera y frío. Y con la duda de la vestimenta, porque volvemos al inicio: si fuese una carrera a pie no tienes muchas dudas, pero montar en bicicleta un 7 de febrero con viento y lluvia y un simple mono con tirantes no parecía que fuese lo más agradable en ese preciso instante, así que había que acertar bastante con la vestimenta. Una camiseta de compresión sobre el mono y casco aero, que abriga.

La carrera empezaba a las 9:30, pero la recogida de dorsales comenzaba hora y media antes. Tras dar un último repaso general a la bicicleta y asegurarme por enésima vez que llevaba todo lo que necesitaba, en dos minutos estaba en la zona de meta buscando mi dorsal. Al llegar ya había bastante afluencia de gente, muchos clubs de fuera de la ciudad e incluso de fuera de la provincia. No en vano la prueba forma parte del Circuito Andaluz de Menores.

Tras presentar DNI a cambio de recibir un sobre, procedí a matricular bicicleta y casco. Antes de entrar a box y dejar la bicicleta opté por bajar a la zona del paseo marítimo y ver hacia dónde soplaba el viento, reacciones ante la frenada y evaluar si las ruedas de perfil me iban a hacer zarandearme mucho cuando Eolo decidiera rachear con fuerza.

Este paseo me hizo darme cuenta que el viento no iba a ser necesariamente malo, pues estaba secando el asfalto bastante rápido. Aún así quedaban algunas zonas con charcos, pero ya se comenzaba a ver zonas claramente secas. Con algo más de paz interior me dirigí a boxes a preparar la bicicleta. Tras mostrar DNI de nuevo y recoger el chip, cuelgo la bicicleta de la barra y dejo colocados zapatos en calas y casco en manillar, asegurándome de estar las cintas abiertas. Y claro, esperando que el viento que movía la bicicleta no provocara la caída del casco al suelo.

Aún quedaban 20 minutos para iniciar la carrera. ¿Pero sabes otro punto positivo de competir tan cerca de casa? En lugar de tener que esperar la cola para hacer uso de un cuarto de baño, opté por trotar hasta casa y usar el mío. Ahora ya se lo que debe sentir un atleta TOP en competiciones a donde se le invita y se le hace sentir como en su propia casa.

Tenía claro mi plan de carrera. Era el primer duatlón de la temporada (de hecho, la primera carrera en la que participo) y me lo quería tomar como entrenamiento. Así que me coloqué en la zona final de la línea de salida y a empezar con calma, de menos a mas. Luego me di cuenta que esta táctica tiene un problema de concepto importante, pero como entrenamiento que era, también sirve para aprender estas cosas.

XV Duatlón Ciudad de Marbella

Inicio algo más rápido del que había planeado, pero al ser la salida con ligera pendiente negativa era fácil dejarse llevar hasta ritmos de 4:05 min/km. Una vez llegado a la zona llana, me estabilizo en el ritmo que planeado, 4:30 min/km y unas cómodas pulsaciones de 160.

Dos vueltas a un circuito de 2.500 metros en la cola de la carrera. De hecho finalizo el primer sector de carrera muy retrasado, en la posición 194 con un tiempo oficial de 22:01 y un ritmo medio de 4:24 min/km. Mientras tanto la cabeza de carrera ya estaba iniciando su primera vuelta al sector de ciclismo, pues habían volado a ritmos cercanos a 3:00 min/km.

Realizo una transición conservadora pero sin dormirme (33 segundos). Básicamente se traduce en no correr como un pollo sin cabeza por el box. Aún así me atrevo con un salto de la rana y “encesto” los pies en los zapatos sin percances.

El circuito de ciclismo era prácticamente llano, salvando dos ligeros repechos muy asequibles con pendientes del 2%-3%. Terreno totalmente a mi favor. Al poco de iniciar el segmento veo dónde hacía agua mi planteamiento de carrera, y es que no consigo encontrar un grupo con el que poder acoplarme y dar relevos protegiéndome del viento, así que toca tirar solo. Eso si, con mucho cuidado en los giros pues todavía hay zonas con agua. De hecho enseguida veo dos caídas por resbalón en los puntos conflictivos. Voy pasando a otros corredores, pero les adelanto sin mucha dificultad y ninguno de los pequeños grupos me servían para continuar con mi ritmo.

XV Duatlón Ciudad de Marbella

Tras vuelta y media consigo atraer un corredor que se coloca a mi estela y lleva un ritmo parecido. Comenzamos a darnos relevos y enganchamos un tercer corredor de otro grupo al que rebasamos, haciendo buenos turnos en los relevos, lo que nos permite ir dando caza a otros grupos y ganar posiciones rápidamente, a la vez que vamos repescando gente. Nuestro grupo empieza a crecer y ya somos 7 u 8 los que lo formamos, pero comienzo a acusar el esfuerzo inicial y tras cada giro me cuesta trabajo seguir la aceleración del grupo, descolgándome un poco.

A falta de media vuelta me quedo a unos 30 metros del grupo, así que doy un último empujón para cerrar ese espacio y conseguir engancharme a la cola del pelotón, aunque nuevamente me descuelgo en la última arrancada. Doy por perdido el grupo y decido tomármelo con calma y aprovechar los últimos cientos de metros para hidratarme y, antes de realizar la última subida, saco los pies de las zapatillas para hacer otra buena transición en T2.

XV Duatlón Ciudad de Marbella

Llego rápido al punto de desmontaje, y tras saltar de la bici enseguida la dejo en el box. Tardo lo mismo que en T1, aunque estoy algo más torpe dejando el casco. Y de nuevo a correr, tratando de adaptar la cadencia tras bajar de la bici. El circuito es el mismo que al principio, pero esta vez con una sola vuelta. De nuevo la primera pendiente a favor hace que me lance y en un vistazo a la muñeca veo que voy a 3:50min/km. Todavía es pronto para darlo todo.

XV Duatlón Ciudad de Marbella

Hago el último giro y encaro los metros finales, con ganas de apretar más pero conociendo el falso llano hasta la línea de meta opto por no apretar en exceso, recordando que no tengo ningún tiempo que batir y que esto era un mero entrenamiento. Cruzo la meta sin esprintar con un tiempo oficial de 1:16:04 (1:15:57 según mi reloj, qué manía con no poner alfombra para el chip en las salidas), bastante mejor de lo que yo esperaba pues con los cálculos que había hecho pensaba que rondaría la hora y veinte.

Termino en la posición 122. Teniendo en cuenta que en T1 estaba en la 194 y que en el tercer sector apenas hubo uno o dos adelantamientos, muy contento sobre todo con el sector de ciclismo, en el que promedié 285w de potencia media y con un tiempo en el tercio superior de la carrera. No hay duda de que correr en llano me favorece, ya llegarán las subidas para llevarme minutadas.

Después de recuperar un poco el aliento, intercambio el chip por una camiseta (parece un buen trato, ¿verdad?) y de vuelta a boxes a recoger la bici y dejar espacio a los más pequeños, que correrían la prueba a continuación. Pero antes de marcharnos dando un corto paseo (¿he dicho ya que es fantástico correr tan cerca de casa?) una última foto con mi fotógrafo oficial para la competición. Suya es la foto que veis sobre estas líneas.

XV Duatlón Ciudad de Marbella

Una buena carrera que ya tengo ganas de repetir. ¡Gracias por leer!

 

Deja tu respuesta

¡Sé el primero en dejar un comentario!

avatar
wpDiscuz