Inicio / Artículos / Nueva colaboradora para la sección de ciclismo (parte III)
Cervelo P3

Nueva colaboradora para la sección de ciclismo (parte III)

Otra colaboradora que se une para la sección de ciclismo. Si ya te presenté una hace poco más de un año, la cuadra se amplía un poco más con el paso del tiempo. De hecho la adquisición de la nueva bici fue uno de los motivos por los que hice el estudio biomecánico, permitiéndome poder valorar la selección de talla y geometría para la nueva cabra.

Como ocurre siempre que vamos a realizar una inversión de este tipo, hay que mirar las cosas dos o tres veces. Tenía varios modelos a los que había echado el ojo que, inicialmente, me podían cuadrar por coste. Evidentemente es la principal barrera de entrada, pues de nada sirve buscar algo que me encaje totalmente por geometría si el resultado es una Canyon Speedmax de 10.000€.

Por tanto, primero fijo el objetivo en varios modelos mucho más mundanos. Y tras valorar entre las diferentes opciones que me ofrecía el mercado al final quedaron las siguientes finalistas:

Esos fueron los modelos que superaron la criba inicial, que incluía otros como Argon 18 E117, Orbea Ordu M20 Team o Ceepo Katana. Valoraba opciones tanto de bicicleta completa como sólo cuadro, y aprovechar componentes que ya tenía como cockpit o sillín. Pero en cuanto comienzas a sumar grupo, ruedas o bielas rápidamente te vas bastante por encima de las ofertas que puede haber en esta época del año para modelos completas.

De las tres finalistas la BMC fue la primera descartada. Al ser un modelo nuevo el precio subía por encima del que se ofrecían tanto la Felt como la Cervélo, sin aportar gran cosa con respecto a las otras dos más allá del “cajón” para nutrición o herramientas.

La elección quedaba entre Felt y Cervélo. Mirando las tallas y geometrías, la diferencia es que la Felt sólo se ofrecía hasta la 58 mientras que en Cervélo podía elegir 58 o 61. Aquí es donde entra en juego el análisis hecho con anterioridad y la invaluable opinión del biomecánico en cuanto a las tallas.

Empezando a revisar los datos de geometría rápidamente me guió hacia una clave. Mi Ceepo actual tiene un stack (altura desde el pedalier a la parte superior del cuadro) de 583m. Revisando los datos de Felt y Cervélo, para la talla 58 ambas dan un stack de 559mm. Por tanto el cuadro es algo más de 3cm más bajo que el de mi bicicleta de carretera (y que ya he transformado anteriormente a cabra por lo que conozco las referencias).

Sinceramente, no considero que el cuadro de Ceepo me quede grande, sino todo lo contrario. Incluso ligeramente bajo para mi altura.

La Cervélo es la única de las dos que llega a la talla 61, con un stack de 588mm, muy similar a lo que estoy acostumbrado.

Por supuesto el stack no lo es todo, hay que mirar otras cosas. El reach no es algo que pudiese extrapolar de mi bicicleta actual, pues al ser de ruta es evidentemente más corta, una bicicleta de triatlón siempre será más larga. Pero sí puedo revisar otros datos como longitud de la pipa de dirección, que determina casi totalmente la altura a la que poder llevar el manillar y por tanto la agresividad del cuadro.

Volviendo a la comparativa de medidas, en el caso de mi Ceepo son 180mm, con 157mm en la talla 58 de la Felt y 153mm en la 58 de Cervélo. Claramente más bajas, por lo que podía ser una posición excesivamente agresiva, al menos si no usaba separadores. Pero optar por una talla 58 en cualquiera de los dos modelos ya hemos visto que sería un cuadro bastante bajo para mi. De hecho esa era la opinión profesional.

E independientemente de la talla, otros aspectos también los he valorado. Disponibilidad de accesorios, componentes, soporte… Y aquí gana también la Cervélo, así que unido a la disponibilidad de la talla 61, la elección era evidente. Además, ¿quién puede resistirse a más cantidad de carbono por el mismo precio?

Cervélo P3

El resultado de todo el proceso de criba me llevó a la Cervélo P3. Por grupo tanto ésta como la Felt eran similares, equipando ambas Shimano Ultegra mecánico.

Dar el salto a cambio electrónico supone un plus bastante importante y, aunque opino que es precisamente en bicicletas de tri donde más sentido tiene, aún no doy el salto. Personalmente me gusta más la opción de SRAM con el Red eTap (el cual estuve valorando en caso de comprar sólo cuadro), y creo que será mucho más interesante cuando el 1×12 llegue al ciclismo de carretera.

En cuanto a accesorios la Cervélo era la opción que más me convencía. Empezando por los frenos, unos Magura hidráulicos que nada tienen que ver con unos frenos tradicionales por cable.

Cervelo P3

Más aerodinámicos (tanto en pinzas como en palancas de freno), más ligeros, con mejor tacto y menor mantenimiento.

Cervelo P3

El sillín es un ISM Adamo Prologue, el mismo que he estado utilizando hasta ahora y una de las opciones más cómodas para larga distancia.

Cervelo P3

El manillar de carbono de 3T también es un buen añadido. Una opción bastante aceptable como cockpit de serie, al igual que la potencia estándar, que en el caso de la Felt es de diseño específico y con mayores problemas de compatibilidad futura.

Cervelo P3

Pero como en todo montaje de serie hay cosas que no me convencen. Los acoples de 3T de aluminio y de tipo Sky-bend, las bielas y platos de FSA o el pedalier de la misma marca.

Si no me hago a la forma de los acoples tengo unos Profile Design T2+ de carbono con forma S-bend con las que podría sustituirlas en cualquier momento. Pero les daré una oportunidad a las barras de serie.

En cuanto a las bielas y los platos… pues las bielas son pesadas, pero hacen su función. Eso sí, no me ilusionan demasiado. Y los platos probablemente terminen siendo sustituidos por unos PowerTab C1, aunque aún tengo qué decidir qué haré con las bielas de FSA porque la compatibilidad del C1 no es demasiado amplia.

Los mandos de cambio Shimano Dura-ace merecerían un capítulo aparte. Una auténtica vergüenza que Shimano continúe manteniendo estos pulsadores en catálogo. Por mucho que les interese desplazar la gama alta a cambios electrónicos, parece mentira que tengamos que continuar sufriendo unas palancas de cambio diseñadas hace 30 años y que además lleven el nombre de la versión más alta (y cara) de Shimano.

Continúan sin tener pulsación de retorno o cualquier otro tipo de mejora ergonómica que otros fabricantes sí han introducido a sus selectores de cambio mecánicos. SRAM tiene sus pulsadores R2C, Campagnolo los RTZ. Shimano sigue montando tecnología del siglo pasado en bicicletas de última generación y de varios miles de euros.

Y eso que en esta ocasión no he tenido que montarlos desde cero, pero cuando lo he hecho anteriormente ha sido como construir un armario de Ikea sin manual de instrucciones (efectivamente, Shimano los suministra desmontados y SIN manual para montarlo).

Por lo demás, es increíble la atención al detalle que se puede observar en toda la bicicleta. Por ejemplo la forma en la que abraza la rueda trasera al cuadro, dejando un margen mínimo y garantizando un flujo correcto del aire.

Cervelo P3

O la forma del tubo central a la altura de los tornillos para el botellín de agua.

Cervelo P3

La horquilla no está tan trabajada como en su hermana mayor la P5, pero aún así tiene una forma específica y está totalmente integrada con el cuadro, mejorando la horquilla de la hermana pequeña la P2.

Cervelo P3

Hasta las vainas traseras tienen un diseño específico terminando en una cuña muy afilada. De nuevo para favorecer la salida de aire de la forma más aerodinámica posible.

Cervelo P3

Y si, en la talla 61 la bici es enorme, parece más un caballo que una bicicleta.

Cervelo P3

Cervelo P3

Cervelo P3

Cervelo P3

Sensaciones

Desgraciadamente no hemos tenido mucho tiempo juntos. De hecho, sólo he tenido oportunidad de sacarla en una ocasión a la calle. Llevo saltando de gripe a bronquitis en las últimas semanas, y estoy machacado. Así que aún no he tenido oportunidad de hacer todas las pruebas que quería hacer, pero sí las suficientes para conocer algunos detalles.

Para empezar, se trata de una bici larga, muy larga. Es algo que le da un aplomo notable, permitiéndote rodar acoplado sin llevarte sustos por movimientos inesperados o por golpes de viento. Es algo que sí he sufrido en mi Ceepo transformada a cabra. Pero evidentemente no es una bicicleta ratonera ni viva de reacciones. Siempre hay concesiones que hacer.

Pero en lo que más destaca es en comodidad, principalmente porque no tiene una geometría agresiva para lo que es una bicicleta TT. Incluso a pesar de llevar la potencia en la posición más baja (y pendiente todavía de cortar la horquilla), la diferencia de altura entre manillar y sillín no es excesiva.

Sí, la talla es grande, pero aún así es un modelo que cuida bastante el confort, y te pide que vayas siempre acoplado. Rodar un par de kilómetros levantado controlando los frenos me termina agotando, y estoy deseando poder poner la espalda recta apoyándome sobre el manillar.

Además es una bicicleta que ofrece infinidad de posibilidades a la hora de configurar la posición. Con el sistema de anclaje de sillín sobre raíl permite multitud de posiciones para el ciclista.

A pesar de no añadir un cajón de serie para transportar nutrición, dispone de tornillos en el tubo superior para poder adaptar bolsas o cajones. No sólo servirán para transportar todo lo que hace falta en largos entrenamientos y competiciones, sino que además ayuda aerodinámicamente al flujo del aire. Al igual que la hidratación entre las barras.

Aunque aún no he tenido todo el tiempo deseado con la nueva P3, me ha dejado con ganas de hacer una buena salida larga con ella (y en plenitud de condiciones físicas). Y desde luego esa sensación es la mejor forma de comenzar la relación con una nueva bici.

¡Gracias por leer!

Deja tu respuesta

3 comentarios En "Nueva colaboradora para la sección de ciclismo (parte III)"

avatar
Ordenar por:   últimos | primeros | más votados
leonardo
Suscriptor

Estupendo estudio

Rafa
Suscriptor

Vaya lujo de bici……a disfrutarla …y cuéntanos sensaciones que así la disfrutamos contigo ????

wpDiscuz