Inicio / Pruebas / Sensores Garmin HRM-Tri y HRM-Swim | Análisis y prueba completa
Garmin HRM-Tri - Garmin HRM-Swim

Sensores Garmin HRM-Tri y HRM-Swim | Análisis y prueba completa

Después de unos cuantos meses en el mercado, ya iba siendo hora de analizar los nuevos sensores Garmin HRM-Swim y Garmin HRM-Tri. De entre los principales fabricantes, Garmin ha sido el último en ofrecer la grabación de datos de frecuencia cardíaca en natación, por lo que contaba con la ventaja de saber qué es lo que ofrece la competencia, para darle una vuelta de tuerca y tratar de mejorarlo.

En la grabación de datos de frecuencia cardíaca el primer fue Polar con el V800 que, junto con el sensor Polar H7 (que además de enviar los datos a través de Bluetooth también cuenta con una banda analógica en 5Khz capaz de transmitir datos bajo el agua), ya ofrecían no sólo grabación, sino también poder ver los datos de frecuencia cardíaca en vivo mientras estabas nadando. Después llegó Suunto y su Smart Sensor que utiliza un sistema de grabación en memoria similar a lo que Garmin está usando ahora en sus HRM-Swim y HRM-Tri. Pero a diferencia de Garmin, Suunto incluye el Smart Sensor en todos los Ambit3 que se compran en pack con el sensor de frecuencia cardíaca.

En esta ocasión analizo los sensores que llegaron junto con el Garmin Forerunner 735XT que Garmin me envió para hacer el análisis. Como siempre, tras terminar con ambas pruebas todo será enviado de vuelta a ellos. Ya sabes que si te gusta el trabajo que realizo y quieres ayudar a la página, puedes comprar tus sensores HRM-Swim o HRM-Tri a través de Amazon. No hay ningún coste extra para ti, te beneficiarás de un precio y calidad de servicio óptimo y estarás poniendo tu granito de arena para pagar la web.

Tras un montón de entrenamientos con ambos sensores debajo del agua ya los conozco a la perfección, así que puedo mojarme en la opinión (chiste fácil). ¿Listo para Vamos entonces con todos los detalles de ambos sensores.

Cómo funcionan HRM-Tri y HRM-Swim

Tanto el HRM-Tri como el HRM-Swim son dos sensores de pulso tradicionales. Sólo hay una cosa que los hace especiales, y es que cuentan con una memoria donde graban los datos de frecuencia cardíaca para, una vez finalizada la actividad, enviar los datos al reloj cuando la transmisión sea posible. En ese momento el reloj se encargará de unir los datos de la actividad con los datos de frecuencia cardíaca y sincronizar posteriormente un sólo archivo de actividad que contenga todos los datos.

Es un funcionamiento similar al ofrecido por el sensor Smart Sensor de Suunto. Garmin no ha inventado la rueda, en lo que sí ha innovado es en los materiales, tal y como verás en la siguiente sección.

Ambos sensores continúan siendo compatibles con ANT+ y se pueden usar de la misma manera que el resto de la gama de Garmin. Por tanto, si quieres llevarte el HRM-Swim para una sesión de carrera sin ningún problema, salvo que no será muy cómodo.

Volviendo a la memoria, cuando usas el sensor grabará los datos de pulso de la sesión de entrenamiento y les asigna un código de tiempo, ya que el sensor lleva un reloj interno que sincroniza su hora con la del reloj cuando realizan la conexión y emparejamiento. Por tanto el reloj y el sensor grabarán los datos cada uno por su lado y, tras finalizar el entrenamiento y antes de grabar los datos, el reloj le preguntará al sensor si tiene algo para él. En caso de haber un archivo disponible con datos de frecuencia cardíaca en un código de tiempo idéntico a la actividad que acaba de grabar, lo descarga de forma inalámbrica y lo une con la actividad almacenada.

No todos los relojes son compatibles con estos sensores. Aunque tengan modo de natación y conectividad ANT+, sólo los últimos modelos de relojes multi deporte lo soportan.

  • Modelos soportados (a día de escribir esta prueba): Garmin Fenix 3, Garmin Epix, Garmin Forerunner 920XT, Garmin Forerunner 735XT
  • Modelos no soportados: Aunque tengan conectividad ANT+, los Garmin Vivoactive y Garmin Vivoactive HR no permiten sincronizar los datos de los sensores de natación.

Garmin HRM Tri HRM Swim - Preparando relojes

Por lo tanto, para asegurarte de que grabas los datos de frecuencia cardíaca en tus entrenamientos de natación debes seguir el procedimiento que puedes ver a continuación:

  1. Sin entrar en el agua, selecciona la actividad a realizar (natación en piscina o en aguas abiertas) y espera a que el reloj encuentre el sensor. Lo podrás saber porque el icono de frecuencia cardíaca deja de parpadear y se mantiene fijo y, en caso de que tengas un campo de datos de frecuencia cardíaca, verás tu FC en ese momento. Si ya estás en el agua puedes poner el reloj pegado junto al sensor, pues a una distancia menor de 3 centímetros sí es capaz de recibir la señal. Pero es importante que antes de iniciar la actividad ambos dispositivos se hayan saludado mutuamente.
  2. En este momento puedes empezar a nadar con normalidad olvidándote totalmente de la frecuencia cardíaca, ya que no lo verás en pantalla. Da igual lo que hagas: ejercicios en piscina, series, miles de metros en aguas abiertas… Todo eso es independiente de la grabación de los datos.
  3. Cuando termines la actividad, presionas el botón para realizar la pausa. Estarás en la pantalla que indica que puedes guardar la actividad o descartarla. En este momento es importante que estés fuera del agua para que el reloj pueda volver a conectarse con el sensor.
    Garmin HRM Tri HRM Swim - sincronizando
  4. Selecciona guardar y el reloj hará la búsqueda de datos de frecuencia cardíaca, porque al haber estado emparejado con un sensor con memoria antes de comenzar a nadar sabe que ahora tiene algo que buscar. Tras encontrar el HRM-Tri o HRM-Swim el proceso de descarga dura tan sólo unos segundos.
    Garmin HRM Tri - Descargando datos

Y tras sincronizar la actividad tendrás nuevos datos que antes no tenías, la frecuencia cardíaca. Y podrás combinarlos con otras gráficas con las que puedes comparar otras variables.

Garmin HRM Tri HRM Swim - datos sincronizados

Garmin HRM Swim - FC

Garmin HRM Swim - FC

O la frecuencia cardíaca media al final del ejercicio, así como un cómputo de calorías quemadas mucho más exacto que en caso de no incorporar los datos de FC.

Garmin HRM Tri HRM Swim - Resumen de actividad

No obstante, hay una cosa que debes tener en cuenta. Si usas plataformas externas para sincronizar tus actividades (Strava, TrainingPeaks, WKO4, etc.) por el momento no están preparadas para mostrar los datos de frecuencia cardíaca de forma correcta. Garmin está usando un formato de archivo FIT ligeramente diferente, con una versión más moderna del estándar ANT+. Las otras plataformas aún tienen que adaptarse a ese nuevo formato, por lo que de momento estarás limitado a Garmin Connect en tus análisis.

Es común que encuentres que la frecuencia cardíaca es menor con respecto al esfuerzo percibido, sobre todo si lo comparas con otros ejercicios, por ejemplo correr. Debes tener en cuenta que al nadar la posición es horizontal, lo cual favorece el flujo sanguíneo y permite que el corazón bombee más cantidad de sangre con cada contracción. Además, la temperatura del agua también ayuda a mantener la frecuencia cardíaca a raya, ya que el cuerpo no debe ejercer de termorregulador.

Típicamente la frecuencia cardíaca nadando será de 15 a 20 pulsaciones menor comparándola con la carrera, a un esfuerzo similar. Por tanto nadar a 155 pulsaciones por minuto puede equivaler a correr a 170-175 pulsaciones. Pero dejemos los conceptos y veamos en detalle qué ofrece cada uno de los sensores de pulso.

Diferencias entre los sensores de pulso

Dentro del agua, los dos sensores tienen la misma función. Almacenan los datos de frecuencia cardíaca en su memoria; para transmitirla al reloj y que éste combine los datos para sincronizar una actividad completa, pero hay diferencias importantes entre ellos.

Para empezar, el HRM-Swim es más ancho. El sensor propiamente dicho es del mismo tamaño (y es fijo, no se puede separar de la correa del sensor), pero la cinta de la versión para piscina es más ancha para poder disponer de mayor cantidad de material adherente.

Garmin HRM Swim - Garmin HRM Tri

Y es que el HRM-Swim está recubierto de un material “pegajoso” que se adhiere sobre la piel, manteniendo la cinta fijada en su lugar aunque te impulses con fuerza en la pared. El HRM-Tri tiene también un poco de ese material alrededor de los electrodos, pero en menor cantidad. Eso hace que sea más cómodo mientras corres o montas en bicicleta, ya que además la cinta es elástica como la banda HRM Premium y no se clava en el cuerpo.

Garmin HRM Swim - Garmin HRM Tri

Precisamente por esa ausencia de elasticidad, HRM-Swim incluye tres extensores de diferente longitud, para que encuentres el más apropiado para tu diámetro torácico. Debes elegir alguna de las tres opciones para colocarlo, y después ajustarlo convenientemente. Sólo el extensor es ligeramente elástico, ya que la banda es totalmente fija.

Garmin HRM Swim - extensores

Por su parte la banda del HRM-Tri es estándar. Permite usarla sin extensión regulando mínimamente hasta encontrar un punto firme pero cómodo, ya que es totalmente elástica. No obstante, también incluye un extensor para aquellos que tengan un perfil pectoral de mayor diámetro.

Garmin HRM Tri - Extensor

Aparte de esto, fuera del agua sirven para cosas muy diferentes, así que entremos en detalle en cada uno de los sensores para que los conozcas mejor.

Garmin HRM-Swim

Garmin HRM Swim

Hablaré en primer lugar de HRM-Swim, que es el más específico de los dos. El sensor está diseñado para ser usado, de forma exclusiva, en piscina o aguas abiertas. Por tanto no podrás usar este sensor para ninguna otra actividad que no sea nadar. No porque no funcione, sino porque no es cómodo fuera del agua.

A diferencia de cualquier otra banda, la que usa el Garmin HRM-Swim no es elástica. Está fabricada con un material pegajoso para evitar cualquier tipo de movimiento al nadar en la piscina. El sensor no se moverá de su sitio independientemente de lo que hagas en la piscina. Puedes hacer virajes con voltereta, impulsándote fuerte en la pared o todos los movimientos que se te ocurran; no se moverá de su sitio. Como el material con el que está fabricado no es elástico, conlleva algo más de esfuerzo el encontrar un ajuste apropiado. El extensor sí es ligeramente elástico, que es lo que permite algo de libertad de movimiento y que al respirar no se sienta incómodo. Pero una vez puesto no podrás girarlo para ubicar los electrodos en un mejor lugar. Simplemente la cinta y tú seréis todo uno.

En piscina es un sensor muy cómodo, precisamente porque sabes que no se va a deslizar al hacer ningún movimiento. Ni siquiera al hacer series rápidas a 1:10/100m con aletas e impulsándome con fuerza en la pared he conseguido mover el sensor, y eso que trataba de hacerlo por todos los medios.

Después de unos cuantos largos te olvidas de que está ahí, al contrario de lo que ocurre con otros sensores como los de Polar o de Suunto (o el mismo Garmin HRM-Tri como verás a continuación), que en piscina son incómodos porque tienes que estar pendiente en todo momento que no se mueva lo más mínimo. No porque rocen o produzcan molestias, sino porque debes tener cuidado al hacer el giro o al aumentar el ritmo demasiado rápido.

Lo único que debes tener en cuenta es que, precisamente por esa falta de elasticidad, es posible que tras una larga sesión de entrenamiento (más de 1.500m) se afloje un poco y tengas que parar un momento para volver a regular a tu medida correcta.

Como digo, está pensado para ser usado exclusivamente al nadar tanto en piscina como en aguas abiertas. Podrías usarlo en cualquier otra actividad, pero las características que lo convierten en cómodo dentro de la piscina se pueden convertir en una auténtica tortura corriendo o en bici.

Garmin HRM-Tri

Garmin HRM Tri

El Garmin HRM-Tri combina, en un mismo sensor, las funciones de métricas de carrera avanzadas de los sensores HRM-Run junto con la función de grabación de frecuencia cardíaca en su memoria interna. Está diseñado para nadar, pero a diferencia de la versión HRM-Swim no se ha pensado para usarse en la piscina. Sí, los electrodos están rodeados de algo de ese material pegajoso que está presente en toda la banda del HRM-Swim, pero es insuficiente para aguantar un viraje en el que te impulses con fuerza desde la pared.

Aunque depende de cómo sea tu natación en la piscina. Si cuando llegas al final de la calle haces un viraje sencillo sin mucho impulso no tendrás mucho problema porque no estarás generando mucha fuerza. Nadando de esta forma he podido utilizar el sensor en la piscina sin problemas de movimiento ni de deslizamiento. Es decir, que no se me deslice el sensor de la zona pectoral y se descuelgue.

Pero en cuanto he intentado impulsarme con algo más de fuerza no tardo mucho en perder el sensor. Y por supuesto si intento un viraje con voltereta y salida rápida (y mira que soy malo haciéndolos) es muy fácil perderlo.

Hay otro factor en la ecuación, y es el cloro y demás productos que se ponen en las piscinas. Garmin recomienda que si se va a nadar en piscina, se utilice el sensor HRM-Swim que está convenientemente tratado para soportarlo, mientras que el HRM-Tri sufriría mucho más. Yo he nadado sin problemas, pero es cierto que no he realizado una prueba de larga duración para comprobar hasta cuándo continúa funcionando de forma correcta. Y con un precio de más de 100€, no creo que te sientas cómodo usando el sensor de un modo que no está recomendado por el propio fabricante.

Donde mejor desempeña su tarea el Garmin HRM-Tri es en natación en aguas abiertas. Y durante un triatlón. Nadando en aguas abiertas no hay ningún problema de deslizamiento, pues con el impulso normal de tus brazadas y patadas no vas a conseguir mover el sensor. Y lógicamente si lo llevas debajo del neopreno te puedes olvidar de que cualquier tipo de movimiento, por fuerte que sea, vaya a afectarle.

Garmin HRM-Tri

Puedes usarlo en un triatlón, acuatlón o entrenamiento combinado. El sensor grabará los datos de frecuencia cardíaca y cuando estás fuera del agua funcionará de la manera habitual. Cuando termines la carrera, entonces sí, descargará los datos de frecuencia cardíaca de la parte de natación.

Además de la memoria, el Garmin HRM-Tri cuenta con los mismos acelerómetros que el HRM-Run. Por tanto dispondrás de dinámicas de carrera avanzada en los relojes que lo soportan que, a día de hoy, son todos los modelos con los que HRM-Tri es compatible.

Garmin HRM Swim - Dinámica de carrera avanzada

Resumen

El sensor Garmin HRM-Swim es, sin discusión alguna, el mejor sensor que existe ahora mismo para natación. Porque además de hacer lo que se espera de él (grabar datos de frecuencia cardíaca), es sumamente cómodo. Te lo colocas en la piscina y te olvidas de que lo llevas. Puedes hacer todos los virajes que quieras con la fuerza que estimes oportuna, que el sensor no se va a mover de su sitio. Dentro de las diferentes opciones que hay entre las marcas (no sólo las dos opciones de Garmin, sino lo que ofrece Polar y Suunto) es la mejor de todas ellas y la que sin duda elegiría para un entrenamiento serio en la piscina.

Por su parte el Garmin HRM-Tri no tiene tanta magia como el HRM-Swim. Es un sensor más tradicional, ya que no puede usar el material pegajoso en toda su superficie. Pero a cambio ofrece todas las funciones de dinámica de carrera avanzada que puedes encontrar en los sensores HRM-Run y HRM-Run 2. Tiene un poco de ese material adherente, pero es insuficiente para mantener el sensor fijado al cuerpo en los virajes más agresivos. Si haces virajes abiertos o no te impulsas con fuerza en la pared tal vez pueda servir también para nadar en piscina. Y evidentemente, para las chicas que nadáis con bañador completo, no tendréis ningún tipo de problema al llevar el sensor bastante bien sujeto. Pero siempre teniendo en cuenta que Garmin no recomienda este sensor en entornos con productos químicos.

La duda que te puede quedar es acerca de la necesidad de contar con datos de frecuencia cardíaca de tus sesiones de natación. Todo depende de cómo de en serio te tomes el segmento de natación (si eres triatleta). Si eres de los que lo hacen sin preocuparte mucho de no salir de los primeros del agua y ser competitivo, no creo que aproveches mucho de lo que ofrece.

En cambio si eres de los que gustan de rascar segundos de cualquier posibilidad puede ser un buen añadido a tu equipo, sobre todo a la hora de ver la progresión en ritmos para la misma frecuencia cardíaca o trabajar la técnica para saber si estás deslizando mejor con menor esfuerzo. Son datos que no podrás usar en la piscina mientras entrenas, ya que no los verás en tiempo real (aunque si te paras un momento y pones el reloj junto al sensor sí podrás consultar el dato), pero que a la hora de analizar los datos con tu entrenador sí te pueden ayudar a identificar en qué momentos estás deslizando mejor y nadando de forma más económica y, consecuentemente, con posibilidades de ser más rápido o de guardar más energía para la bici y la carrera a pie.

Comprar Garmin HRM-Swim y Garmin HRM-Tri

Puedes comprar los sensores por separado, dependiendo de cuál sea el que te interese. El Garmin HRM-Swim tiene un precio inferior y es, realmente, la opción más interesante de los dos para los entrenamientos. Y si te tomas en serio esos entrenamientos de natación, es un complemento idóneo para el análisis posterior y para ayudarte a encontrar ritmos de carrera adecuados, más allá de guiarte por puras sensaciones.

Garmin HRM-Swim - Pulsometro deportivo color Azul
Precio: EUR 83,40
Ahorras: EUR 16,59 (17 %)
4 nuevos desde EUR 77,90   0 De 2ª mano

Si lo que quieres es analizar las carreras y ver cómo te has desenvuelto en ellas o lo que quieres es analizar tus entrenamientos en aguas abiertas y que el sensor te sirva para algo más, la opción del Garmin HRM-Tri también es buena. O si se ha estropeado tu sensor HRM-Run, evidentemente es mejor opción pasar directamente al HRM-Tri. Apenas habrá diferencia en el precio y tendrás más datos en la natación.

Garmin HRM-Tri - Pulsometro deportivo color Negro
Precio: EUR 99,00
Ahorras: EUR 30,99 (24 %)
5 nuevos desde EUR 98,50   0 De 2ª mano

Por último tienes la opción de comprar el pack completo, pero puedes encontrarte que es más económico comprar ambos sensores por separado que en pack. Y es que con el precio rebajado que suele tener el HRM-Swim de forma individual, probablemente compensa más que hacerlo de forma conjunta.

¡Gracias por leer y apoyar la página!

VALORACIÓN

Funcionamiento - 10
Diseño, acabado y comodidad - 9
Precio - 7

8.7

TOTAL

User Rating: 4.45 ( 1 votes)

Deja tu respuesta

12 comentarios En "Sensores Garmin HRM-Tri y HRM-Swim | Análisis y prueba completa"

avatar
Ordenar por:   últimos | primeros | más votados
Ricardo Iglesias
Invitado

Hola.

He visto que se puede conectar el Mío con el Forerunner o el Fenix para poder ver las pulsaciones mientras se está nadando. https://www.youtube.com/watch?v=RHecKihrD9s

¿No te parece un camino mucho mejor que el que está llevando garmin con el HRM Swim? Primero por la gran ventaja de que así sí hay transmisión de datos dentro del agua. Se puede consultar ,se pueden programar entrenos conforme a pulsaciones (de forma similar a como se hace en atletismo) ,etc…. Segundo, porque siempre parece más cómodo y menos aparatoso llevar una cinta en el brazo que en el pecho.

Christophe
Suscriptor

Hola Eduardo, durante todo tu magnífico post yo entiendo que en el agua y con el sensor hrm swim, no es posible ver las pulsaciones hasta que no finalizas la sesión, pero al final del post dices que si lo acercas al pulsometro sí que se podría ver y mi pregunta es ¿ si paras al final de la piscina se puede ver la lectura de las pulsaciones a tiempo real sin tener que detener la grabación del entreno? Gracias

Alfonso
Suscriptor

Hola, Mi pregunta va más enfocada a la duración de la banda de HRM-Tri. Una vez que has terminado de entrenar, sí sigues con la banda puesta, ¿sigue mandando datos? ¿ tienes que desconectarla desde el reloj o una vez se haya terminado el entrenamiento automáticamente se desconecta? Gracias,

César
Suscriptor

Hola Eduardo, gracias por el post. Cuando realizo un triatlón, en el sector de bicicleta me gusta fijarme en la pantalla de mi Garmin edge 705. El caso es que estoy valorando la compra de un reloj Fenix 3 con la banda de pulso cardiaco HRM-Tri y quisiera saber si es posible enviar los datos de pulso cardiaco simultáneamente a los dos dispositivos.

Héctor
Suscriptor

No consigo encontrar nada en ningún lado. Alguien sabe si es posible utilizar dos sensores durante un mismo triatlón? Es decir, utilizar el HRM-Swim para la sección de natación, y luego quitarlo y poner el HRM-Run para la bicicleta y correr. Teniendo el HRM-Tri ya no hay ese problema, pero yo justo tengo los otros dos…

Luis
Invitado

Hola! Fantástica explicación. Mi duda es si se puedo tener dos banas asociadas al reloj. Es decir la que utilizo habitualmente para Gimnasio y Bicicleta y luego la versión swim para nadar. Sería con un Fenix 3

wpDiscuz