Inicio / Resumen semanal / Entrenamiento semana 16 al 22 de febrero
ent16-22feb

Entrenamiento semana 16 al 22 de febrero

¿Sabéis esa sensación de que está llegando la fecha y empiezan los problemas? Pues así estoy, comienzan los fantasmas. El “no llegaré”, el “justo ahora me lesiono”, el “ahora me tocará bajar ritmos”.

Pues así estoy esta semana. Tras el entrenamiento de la semana pasada en el que subí kilómetros, parece ser que mi cuerpo no lo admitió y ahora se queja. Revisando cifras, no ha sido una subida exagerada, pues las últimas cuatro semanas he hecho 43km, 38km, 40km, 48km. Tal vez haya sido el paso de 40km a 48km (un 20% de una semana a otra, cuando lo recomendable es un máximo de un aumento de un 10%). Sea como sea, esta semana no he podido hacer más que 10km y, como digo, los fantasmas me poseen.

DíaActividadDistanciaRitmo/VelocidadPulsaciones
LunesGimnasio---
MartesDescanso---
MiércolesCarrera2,81 km4:47 min/km151 ppm
JuevesDescanso---
ViernesNatación1600 m--
SábadoDescanso---
DomingoCarrera8,14 km6:42 min/km132 ppm

Al terminar la tirada larga del domingo pasado, simplemente noté en el último kilómetro o kilómetro y medio cómo tenía la rodilla derecha con una sensación de bloqueo, como si mecánicamente no estuviese moviéndose bien. Al llegar al km 18 paré el crono y me ahorré el subir corriendo la última cuesta de 1 km. Por la tarde tenía dolores en la parte externa de la rodilla al bajar escaleras. Así que el entrenamiento del lunes quedó totalmente descartado, y lo cambié por hacer un poco de gimnasio para fortalecer la parte superior del cuerpo.

El martes ya no tenía molestia alguna ni subiendo escaleras ni bajando, parecía que todo había quedado en un susto, así que el miércoles tocaba reanudar el trabajo. Comencé despacio, con miedo y vergüenza torera. Tras los primeros minutos y habiendo calentado y estirado previamente, parecía que todo iba bien, así que simplemente apreté el ritmo para buscar el objetivo del día, 8km a ritmos de 4:45. A los 10 minutos los miedos volvían a aparecer, pero por contra me sentía muy bien, sabía que iba a ser un muy buen día para entrenar. Pero tras estar pensando un rato decidí que no merecía la pena, así que me paré y volví andando a casa, con la cabeza dando vueltas y los temidos “y si…”.

 

Tocaba parar. El jueves dejé el partido de fútbol y me preparé un entrenamiento de natación para el viernes, en el que no tuve molestia alguna, algo evidente al no exigir a la rodilla. Decidí que el domingo haría una salida corta y a ritmo muy lento, para probarme: 8 kilómetros a 6:42 min/km. Me adelantaban hasta los patos. Pero yo iba buscando sensaciones. Comencé bien, sensaciones normales, pero a medida que iba avanzando esas sensaciones eran contradictorias. No había dolor ni bloqueo de articulación, pero notaba “algo”. Puede ser por la falta de ritmo, que de verdad tenga algo o simplemente la cabeza jugándome malas pasadas.

La verdad es que no se dónde estoy. No se si tengo molestias o no las tengo. Lo que si tengo son unos fantasmas enormes. Hoy probaré con la bici de spinning e iré aumentando la intensidad a ver cómo se comporta la rodilla cuando le pida algo más. Y la semana que viene te contaré cómo está la situación. Lo único que tengo claro es que para el objetivo de la Media Maratón de Málaga queda ya menos de un mes…

Deja tu respuesta

¡Sé el primero en dejar un comentario!

avatar
wpDiscuz